Una alianza de mujeres para construir una sociedad libre

Sobre la 2ª Conferencia de Mujeres de Oriente Medio y Norte de África.

Los días 30 y 31 de julio de 2021 se celebró en la capital libanesa, Beirut, la 2ª Conferencia de Mujeres de Oriente Medio y Norte de África. Cerca de 100 mujeres de Líbano, las cuatro partes de Kurdistán, Turquía, Irán, Irak, Siria, Palestina, Jordania, Sudán, Túnez, Egipto y Marruecos participaron en la conferencia bajo el lema “Con la unidad de las mujeres haremos realidad la revolución democrática”. La primera conferencia tuvo lugar en Amed/Kurdistán del Norte en 2013. En los ocho años que han pasado desde la primera reunión, han ocurrido muchas cosas en la región. Por ello, había mucho que contar, discutir y analizar.

La conferencia tuvo lugar en un momento difícil, en condiciones difíciles. El lugar de celebración, Beirut, estaba todavía muy marcado por la explosión del puerto ocurrida un año antes, la falta de electricidad y gasolina, las estanterías vacías en las tiendas y la escasa conexión a Internet. Pero no es sólo en el propio Líbano donde la situación general es difícil en estos momentos. En todos los países de Oriente Medio y el Norte de África reina un clima de crisis. Toda la región está marcada por guerras y conflictos, crisis políticas y económicas, huidas y desplazamientos, inestabilidad e inseguridad. Además, debido a las pandemias y a razones burocráticas, las mujeres de varios de los países de la región no han podido asistir.

Muchas de las mujeres ya se conocían de los eventos en línea organizados por la iniciativa “Nuestra unidad es nuestra fuerza”, una red de MENA (1) que organizó la conferencia. Además, una parte importante de las delegadas ya había asistido a la primera conferencia en Amed. Pero para la mayoría, este tipo de reunión era algo nuevo. Al fin y al cabo, no es frecuente que mujeres de toda la región MENA se reúnan en una conferencia. Cuando lo hacen, suelen estar patrocinadas y no logran realmente un cambio en cuanto a su contenido, sino que sirven para que el movimiento de mujeres de la región se convierta en una ONG. Pero rara vez se organizan foros de mujeres de base, autofinanciados, que sean independientes de las grandes ONG y de los gobiernos en este sentido y que consigan cambios radicales. Esto hizo que la conferencia fuera aún más significativa, tanto para las propias participantes como para las mujeres de la región que siguieron los debates en línea, en directo y a través de la prensa.

El primer día, los debates adoptaron principalmente la forma de paneles. La primera mesa redonda se dedicó al papel de las mujeres para hacer frente a las crisis en la región MENA. El primer objetivo era hacer un balance de la situación política actual en la región. Este balance desde la perspectiva de las mujeres es urgentemente necesario, ya que en los últimos años se han producido importantes cambios y acontecimientos en todo Oriente Medio y Norte de África.

Además de la llamada Primavera Árabe, cabe destacar el conflicto en Siria, la invasión del llamado Estado Islámico en el norte de Siria e Irak, el genocidio de los ezidíes en Sinjar, el conflicto entre Estados Unidos e Irán, que se extiende cada vez más a Irak, el conflicto en Libia y la región mediterránea, el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes en Afganistán y las ofensivas de ocupación turcas en Rojava y Kurdistán del Sur. Estos conflictos han costado innumerables vidas en los últimos años, han obligado a millones de personas a huir de sus hogares y han provocado un gran aumento de la pobreza y la violencia.

El protagonismo de las mujeres en las luchas de la región

Pero esta evolución negativa sólo representa una cara de la moneda. Por otro lado, también se han producido importantes avances en el plano de las luchas sociales y políticas en los últimos años. La revolución de Rojava representa el mayor rayo de esperanza en este sentido. Pero también la revolución en Sudán, la resistencia contra el fascismo en Turquía o la lucha contra el régimen opresor iraní son eslabones de una cadena de luchas organizadas por la libertad y la democracia en la región. Lo interesante de estas resistencias es que están dirigidas por mujeres. Ya sea en Sudán, en Kurdistán, en Turquía, en Túnez, en Irán o en Afganistán, las mujeres no sólo defienden los derechos de su género, sino que tienen un papel destacado en la lucha por la democracia. Este protagonismo se ve menos en el número y más en el impacto de las mujeres en estas luchas. Ellas difunden el coraje, la voluntad de luchar y la resistencia.

Este papel histórico que las mujeres desempeñan actualmente en Oriente Medio y el Norte de África fue el tema de las otras dos mesas redondas del primer día de la conferencia. En ellas, mujeres de Turquía, Líbano, Jordania, Irak, Túnez, Rojava, Palestina y Egipto informaron sobre sus experiencias y logros concretos. La atención se centró principalmente en las formas y los métodos. Por ejemplo, las mujeres de Turquía y Kurdistán del Norte informaron sobre la organización autónoma y el modelo de copresidencia. La contribución de Jordania se centró en la experiencia de las mujeres en el ámbito económico y en la promoción de los derechos económicos de las mujeres. Escuchamos cómo las mujeres lograron formar una alianza en el transcurso de la Primavera Árabe para formular demandas comunes con respecto a la nueva constitución, utilizando Túnez como ejemplo. Las representantes de Rojava, por su parte, contaron cómo lograron construir un modelo alternativo. Las mujeres de Palestina contaron su papel en la resistencia contra la ocupación. Las egipcias, por su parte, contaron su lucha contra la violencia sexualizada y el papel de la autodefensa.

El segundo día de la conferencia se centró en la organización conjunta como enfoque principal. En tres talleres diferentes se analizaron las cuestiones que nos impiden a las organizaciones de mujeres de la región MENA luchar juntas, cómo equilibrar las luchas locales y regionales, y qué principios y objetivos debería seguir una alianza regional. Animadas y centradas, las participantes en la conferencia identificaron las dificultades y trabajaron juntas para encontrar soluciones. En el transcurso de la conferencia se presentaron los resultados de los talleres. Otro panel elaboró los resultados de los debates de dos días y destacó las conclusiones más importantes. A continuación, la atención se centró en el futuro y hubo un debate conjunto sobre cómo proceder después de la conferencia.

La organización conjunta como requisito previo para la lucha conjunta

Porque este ha sido el reto más importante y el mayor punto de autocrítica. En la primera conferencia de 2013, se estableció una coordinación para el seguimiento de la aplicación de las decisiones de la conferencia. Sin embargo, esto no resultó funcional y se desmoronó después de algún tiempo. En la segunda conferencia, el objetivo era analizar las razones de esto y no repetir el mismo error. Porque todas las participantes, sin excepción, estuvieron de acuerdo en que las mujeres de la región MENA deben luchar juntas por la verdadera democracia, la libertad, la paz y la justicia, y que para ello es necesario organizarse, la coordinación por sí sola no es suficiente. Para que la coordinación adquiera funcionalidad, es necesario que exista una subestructura cuya cooperación debe ser coordinada. Las participantes en la conferencia estuvieron de acuerdo en que esta subestructura debe ser una alianza. Y así se anunció en Beirut la fundación de la Alianza Democrática de Mujeres MENA. Esta alianza pretende reforzar y organizar la lucha común de las mujeres de Oriente Medio y Norte de África por la liberación, la democracia, la paz y la justicia.

Esta alianza pretende luchar conjuntamente contra cualquier forma de feminicidio y ocupación. Además de los ataques patriarcales contra las mujeres, la alianza considera que su principal tarea es luchar contra la guerra, los desplazamientos, la pobreza, los asesinatos políticos, la destrucción de la naturaleza con fines de lucro y cualquier tipo de desigualdad. Se luchará activamente contra el nacionalismo, el sectarismo y el sexismo. Al mismo tiempo, se reforzarán las relaciones entre los grupos y movimientos de mujeres progresistas. Porque durante la conferencia nos dimos cuenta de que, aunque las mujeres de la región MENA tenemos una concepción común de la identidad, que se basa principalmente en la cultura, en realidad no nos conocemos bien. Por un lado, es necesario que identifiquemos y definamos conscientemente lo que nos une. Por otro lado, es necesario ir más allá de nuestras propias fronteras para conocer mejor la situación y las luchas de las mujeres de la región. Mientras que las mujeres de la región árabe están más informadas sobre la situación en sus respectivos países, en parte debido a un idioma común, muchas no conocían los importantes logros de las mujeres en Rojava o Turquía. Esto nos mostró lo urgente que es construir una red común para el intercambio de información y la comunicación. Esta sería otra de las tareas de la alianza.

La alianza propiamente dicha se construirá en el transcurso de una fase de seis meses. Cada una de las participantes de los distintos países ha designado a una representante que, en conjunto, formará un comité que, en los seis meses siguientes a la conferencia, es decir, hasta enero de 2022, deberá elaborar y redactar los objetivos, los métodos de trabajo, el plan estratégico y la perspectiva general de la alianza de acuerdo con los debates y las resoluciones. Los resultados de los talleres constituirán una base importante para ello. Pero, por supuesto, no será posible definir todo y encontrar soluciones para todos los problemas en unos pocos meses. Esto se debe a que sólo encontraremos dificultades concretas a medida que trabajemos juntas. Es en la resolución de estas dificultades donde construiremos nuestro modelo conjunto.

Esto representa otro objetivo importante de la alianza: encontrar una forma de cooperación y coordinación basada en un equilibrio óptimo entre el nivel local y el regional. Además, la tercera dimensión es la relación con las luchas mundiales de las mujeres o el movimiento global de las mujeres. En este sentido, se necesita una forma de organización dialéctica que promueva el equilibrio entre lo local, lo regional y lo internacional. Se trata de un reto para el que no hay recetas preparadas. En parte debido a la situación de crisis y conflicto en la región de MENA, los grupos de mujeres suelen centrarse en sus agendas locales. Sin embargo, esto supone en la mayoría de los casos un obstáculo para la solidaridad vivida y la lucha común. Además, se plantea la cuestión de en qué lugar del movimiento mundial de mujeres se sitúan las luchas de Oriente Medio y Norte de África.

Toda alianza es también un campo de lucha política, ideológica, social y cultural. Lucha no en el sentido de unas contra otras, sino de unas con otras para construir algo nuevo. También en nuestra región, las mujeres estamos influenciadas negativamente por la modernidad capitalista y, por tanto, separadas unas de otras. Sobre todo, el nacionalismo y el sectarismo, junto con el sexismo y el cientificismo, principales ideologías del estado-nación capitalista, reproducen las relaciones de poder también entre las mujeres. Por lo tanto, el chovinismo, el kemalismo, el islamismo, etc. deben ser cuestionados, analizados y abordados ideológicamente, especialmente desde la perspectiva de las mujeres, para que podamos crear realmente la unidad. Sin embargo, también debemos tomar conciencia colectiva de qué tipo de unidad buscamos o qué entendemos por unidad.

Porque además de muchos puntos en común, también hay diferencias. ¿Realmente queremos borrar todas estas diferencias, o queremos construir una unidad de diversidades;y si es así, cómo es esto posible tanto en la teoría como en la práctica?

Una alianza democrática para superar la modernidad capitalista

Resulta que la construcción de alianzas democráticas no consiste únicamente en que diferentes organizaciones se unan y lleven a cabo acciones comunes en función de objetivos comunes. Se trata al mismo tiempo -e incluso más- de construir un sistema democrático que sea de naturaleza transformadora, que transforme la cultura política. En este sentido, la alianza democrática es el lugar en el que las mujeres desafían y luchan contra las ideologías patriarcocapitalistas no sólo en el exterior, sino sobre todo en el interior. Esto es aún más importante en Oriente Medio y Norte de África, donde la modernidad capitalista ha fragmentado sistemáticamente las estructuras durante más de 200 años. Esta fragmentación conduce a una reproducción constante de la violencia, el conflicto y la crisis. Superarlos requiere una unidad democrática que no reproduzca ni recree las relaciones de poder. En este sentido, la construcción de una alianza democrática de mujeres en Oriente Medio y Norte de África tiene una importancia estratégica y forma parte de la lucha regional y mundial contra la Modernidad Capitalista.

No cabe duda de que las conferencias son de gran importancia para el conocimiento y la concienciación. Pero más importante es lo que ocurre después de la conferencia. A menudo, la organización de una conferencia en sí misma se considera el objetivo. Sin embargo, las conferencias son más bien un medio para alcanzar un fin. El objetivo de la organización de la 2ª Conferencia de Mujeres de Oriente Medio y Norte de África ha sido sentar las bases de una alianza democrática para organizar y coordinar la lucha común contra todas las formas de violencia y por la realización de la libertad y la justicia. La decisión de hacerlo se ha tomado y el proceso ha comenzado. Un comité con representantes de todos los países presentes en la conferencia está elaborando actualmente los principios y objetivos de la alianza democrática. Ésta no se limitará a las organizaciones de mujeres que estuvieron representadas en la conferencia, sino que irá creciendo. Este proceso es al menos tan emocionante como la propia conferencia.

  1. MENA: Middle East & North Africa
Menu