“Nuestro objetivo es un Kurdistán libre, democrático e independiente, no un Estado-nación”

Entrevista con Besê Hozat y Cemil Bayik, copresidentes de la KCK, sobre los principios, objetivos, logros y relaciones del Movimiento por la Libertad del Pueblo Kurdo.

¿El objetivo de la KCK y sus organizaciones afiliadas es un Kurdistán totalmente independiente o una mayor autonomía? ¿Cuál es la posición de su Movimiento por la Libertad respecto a la cuestión de la secesión?

Es importante tener en cuenta cómo entendemos exactamente el concepto de independencia. Como movimiento, entendemos la independencia como una condición en la que uno no está sujeto a la voluntad de otros poderes, ni de otros pueblos. En este sentido, somos un movimiento independentista. Concedemos gran importancia a preservar este tipo de independencia para nosotros mismos. Podemos afirmar claramente que siempre hemos conservado nuestra línea y actitud independentista desde el surgimiento de nuestro movimiento. Nadie -ningún movimiento u organización política- puede afirmar que estamos bajo la influencia de otras potencias y que nuestra voluntad depende de ellas. A causa de nuestra clara postura sobre esta cuestión, nuestro Líder (1) fue tomado como rehén en una conspiración internacional y ha estado en prisión durante 23 años bajo el más severo aislamiento. Por la misma razón, todos los miembros de la OTAN han clasificado a nuestro Movimiento por la Libertad como una organización terrorista. Al hacerlo, dan legitimidad a los ataques sin cuartel contra nuestro movimiento, alimentando así los ataques. Si no hubiéramos mantenido nuestra postura independiente y, en cambio, nos hubiéramos sometido a la influencia de otras potencias, la actitud de la OTAN habría sido muy diferente. Esto es cierto no sólo para los países de la OTAN, a cuyos intereses no corresponde la política de nuestro movimiento. Rusia y otros países de la Modernidad Capitalista también tienen una actitud negativa hacia nuestro movimiento.

Nuestro movimiento no está bajo la influencia de ninguna potencia internacional. Asimismo, ningún actor regional influye o dirige nuestro movimiento. Nuestro Movimiento por la Libertad está muy preocupado por mantener su postura orientada a la independencia. Algunos países, que a su vez tienen contradicciones con Turquía, pueden aprovecharse indirectamente de nuestra lucha. Sin embargo, ninguno de estos países ha conseguido someter nuestra voluntad a su influencia y dirigirla. Por lo tanto, se reconoce generalmente que, en el sentido real del término, hemos mantenido nuestra posición independiente sobre la base de una voluntad libre.

Hablar de esto utilizando los términos de la Modernidad Capitalista o la literatura de los últimos siglos lleva a conclusiones erróneas. Esto es así porque la literatura política de los últimos siglos ha sido moldeada, en general, por las fuerzas de la Modernidad Capitalista. Por lo tanto, es importante no entender la independencia en el marco de las categorías “Estado-nación” o “Estado independiente” desarrolladas por estas fuerzas. Este enfoque nos llevaría a conclusiones falsas. Las fuerzas que defienden la libertad, la democracia y el socialismo no entienden la independencia del mismo modo que las fuerzas hegemónicas, explotadoras y opresoras. El concepto de “Estado independiente” se basa en los intereses de las respectivas burguesías nacionales. Se desarrolló sobre esta base. Esto va acompañado de la opinión de que la burguesía nacional tiene derecho a establecer su monopolio de explotación sobre la respectiva nación de la que procede la propia burguesía. El “Estado independiente” se convierte así en la fábrica nacional o dominio de explotación en el que la burguesía nacional puede implementar su proyecto de explotación. Llamar a esto “Estado independiente” o “independencia” no significa otra cosa que ocultar el hecho de que la respectiva nación está bajo el dominio de un monopolio explotador.

Si consideramos esta cuestión desde esta perspectiva, podemos ver claramente que el Estado-nación no es un Estado verdaderamente independiente. Ciertamente, no es un país independiente. Por lo tanto, no sería correcto equiparar los términos “Kurdistán independiente” y “Estado independiente”. Hacerlo sólo significaría dar legitimidad y normalizar la opresión y explotación de las clases hegemónicas que quieren establecer su monopolio de explotación y opresión sobre la nación. Por lo tanto, sería muy erróneo equiparar un Kurdistán independiente con la noción de un “Estado independiente”, es decir, entender automáticamente un Kurdistán independiente como un Estado-nación y crear la impresión de que la independencia puede lograrse mediante la creación de un “Estado independiente”. Si no conseguimos evitar este error, no podremos desarrollar un análisis político correcto y una comprensión adecuada de la liberación nacional y la libertad.

Está absolutamente claro que el PKK persigue el objetivo de un Kurdistán libre, democrático e independiente. Pero no lo entendemos como un Estado-nación o un “Estado independiente”. La suposición de que la independencia se puede lograr de esta manera no es más que una mentira de la Modernidad Capitalista y su clase hegemónica. Además, incluso las propias fuerzas de la Modernidad Capitalista no defienden este tipo de estados independientes. Mientras que en el pasado sostenían que las fronteras estatales sólidas servían a sus propios intereses, hoy lo ven de otra manera. Ahora defienden las fronteras permeables. Ya no consideran que una concepción rígida del Estado-nación sirva a los intereses del capitalismo, que ahora se encuentra en la fase de una sociedad de consumo globalizada. Se ha convertido en una de sus leyes fundamentales oponerse a la obstrucción de la circulación libre y segura del capital mediante fronteras fijas. Ciertos círculos que se autodenominan de izquierdas presentan hoy erróneamente al Estado-nación como anticapitalista simplemente porque el capitalismo ya no lo considera propicio para sus propios intereses en la época actual. Estos círculos se caracterizan por no reconocer la naturaleza capitalista y explotadora del Estado-nación y por su falta de comprensión de la línea correcta de lucha contra el capitalismo global. Tienen un carácter muy dogmático, en base al cual incluso defienden las características reaccionarias de sus clases burguesas nacionales colaboradoras.

Se ha demostrado claramente que los países y pueblos que no derivan su fuerza de una sociedad libre y democrática no pueden tener una voluntad independiente. Sin apoyarse en una sociedad libre, fuerte y democrática, es imposible desarrollar una voluntad independiente y oponerse a otros poderes basándose en esa voluntad, es decir, ser independiente. Si el pueblo de un país se ha desarrollado en una sociedad libre y democrática, también posee una independencia correspondientemente fuerte. Un país no puede lograr su independencia simplemente definiendo sus fronteras. Es innegable que precisamente quienes pretenden tener un Estado independiente con fronteras claramente definidas muestran la peor forma de colaboración y falta de voluntad. Porque en estos estados no existe una sociedad libre y democrática. Una sociedad libre y democrática posee su propia voluntad y poder. Las fuerzas políticas que no se basan en dicha sociedad se convierten inevitablemente en colaboracionistas.

Ser independiente, antiimperialista, anticolonialista y estar en contra de la ocupación sólo es posible si se parte de una sociedad libre y democrática. De lo contrario, sería imposible atribuirse estas características. Durante la Guerra Fría, cuando el mundo estaba dividido en dos polos, algunos Estados podían afirmar que eran antiimperialistas mientras se apoyaban en otras fuerzas. Otros Estados, beneficiándose de los conflictos entre diversas fuerzas, consiguieron adoptar una postura independiente hasta cierto punto. Pero sería un error considerarlos como estados o países que buscaban la independencia. La relativa libertad de movimientos resultante de la línea y la coyuntura política de la época no puede entenderse como una actitud que busque la independencia. Considerar a estos estados o países de esta manera allana el camino para una falsa comprensión y concepto de la independencia. Cualquier punto de vista que no entienda la independencia como algo basado en una sociedad libre y democrática es erróneo. Tales puntos de vista sólo sirven para distorsionar los hechos reales.

El Estado es una herramienta de la clase dominante. Nunca debemos olvidar esto. Un Estado no puede pertenecer al pueblo ni ser socialista. Tanto la autogestión del pueblo como el socialismo sólo pueden llevarse a cabo sin el Estado. Por esta misma razón, Rêber Apo (2) adoptó una postura clara y expresó que nunca lucharía por un Estado, aunque se lo ofrecieran en bandeja de plata.

Rêber Apo aboga por un Kurdistán democrático-autónomo basado en una sociedad libre y democrática. Considera que un Kurdistán democrático-confederal, en el que las cuatro partes del país mantengan relaciones políticas, sociales, culturales y económicas entre sí sin cambiar las fronteras estatales existentes, es la mejor forma de liberación y unidad nacional. No considera que un Kurdistán unificado a través de la estatalidad sea el camino correcto, porque crearía muchos problemas nuevos y no resolvería los ya existentes. Además, no crearía una nación libre, democrática e independiente. En este contexto, Rêber Apo subraya que esta vía de la estatalidad sólo alejaría al Kurdistán de un estatus libre, democrático e independiente.

Hay dos formas de establecer una vida autónoma democrática sin cambiar las fronteras estatales existentes. La primera consiste en una autonomía, estrechamente definida sólo sobre la base de las relaciones con el Estado. La segunda vía consiste en una sociedad organizada y democrática que se desarrolla en un sistema social y político sobre una base democrática-confederal en las esferas política, social, cultural, económica, etcétera. Cuando la sociedad organizada y democrática se convierta en un sistema sociopolítico sobre una base democrático-confederal, será libre e independiente en el verdadero sentido. Esta forma de Autonomía Democrática no se asemeja a otra forma de autonomía común. Es más bien una forma de autonomía basada en una sociedad organizada y libre. Una autonomía que da poder a la nación. En el marco de esta forma de autonomía, la nación desarrolla un grado de fuerza que no puede alcanzar en ningún otro estado o sistema. La sociedad y la nación sólo pueden potenciarse a través de las relaciones democráticas. Las naciones democráticas basadas en una sociedad organizada poseen fuerza y voluntad. En este sentido, este modelo de nación tiene el mayor nivel de independencia y fuerza de voluntad. Los Estados no dan fuerza a la nación, sino a las clases dirigentes. En cambio, en la democracia son la sociedad y la nación las que se convierten en la fuerza decisiva. La nación es más fuerte cuando se ha desarrollado como sociedad democrática organizada en un sistema social que se sostiene sobre una base democrática-confederal. La Autonomía Democrática así constituida tiene un nivel de fuerza de voluntad política independiente que no puede encontrarse en ningún Estado-nación o supuesto Estado independiente.

Se trata, sin duda, de una situación que denominamos “democracia + estado”. No se trata de una condición completamente democrática. Pero al mismo tiempo es una situación en la que la sociedad o la nación se encuentra en la posición más fuerte posible en relación con el Estado. En el mundo actual, el término “independencia total” no hace justicia a la realidad actual. Es más bien una situación relativa. En el mundo actual, existen relaciones de dependencia mutua. Existen ciertas influencias y circunstancias objetivas que imponen límites a todos los Estados y naciones. Lo crucial es que estas relaciones e interdependencias no destruyan la voluntad independiente de los implicados. En la fórmula “democracia + estado” también existen limitaciones mutuas. Pero el sistema “democracia + estado” representa al mismo tiempo una situación de tensiones permanentes. En nuestra época actual, es siempre la democracia la que emerge de estas tensiones con mayor fuerza y eficacia.

Para nosotros, es importante que los pueblos y las sociedades vivan libres y democráticos. Abogamos por los sistemas que mejor pueden garantizarlo. En nuestra opinión, la separación, el desprendimiento, la disociación y la oposición sólo tienen sentido cuando se separan y se desprenden de la violencia, la opresión y la hegemonía. Convertirse en un Estado no es ciertamente conducente a este objetivo. El derecho de las naciones a la autodeterminación se ha expresado en última instancia en términos de la comprensión burguesa del Estado-nación. Pero los socialistas no pueden seguir tal principio ni adoptar tal postura. Para los socialistas, la libertad, la igualdad, la democracia, la sociedad y la fraternidad entre los pueblos son fundamentales. Todos los que están comprometidos con las sociedades luchan por las asociaciones políticas más amplias posibles basadas en la amistad entre los pueblos y la unidad democrática.

Separar a las comunidades entre sí mediante fronteras estatales de forma rígida es contrario a la realidad histórico-social. Históricamente, los pueblos, comunidades o culturas nunca han estado separados por fronteras rígidas. Por el contrario, siempre se han basado en sus relaciones simbióticas entre sí. La Unión Soviética erigió fronteras y muros inmutables, separándose del resto del mundo. Sin embargo, esto fue un desarrollo antinatural. En realidad, la Unión Soviética no debería haberse aislado aunque el sistema capitalista hubiera decidido dar este paso. Sin embargo, debido a ciertas convicciones erróneas y a la falta de confianza en sí mismo, el socialismo real acabó en la situación mencionada. La estricta secesión de la Unión Soviética de los países y regiones que se definían como capitalistas es, en definitiva, otro resultado de la enfermedad que representa el Estado-nación.

Históricamente, los pueblos y comunidades siempre han vivido en forma de federaciones o confederaciones. Los imperios centralizados prácticamente nunca han existido en este contexto. En todo caso, un imperio sólo podía existir si reconocía la voluntad política autónoma de los pueblos, culturas, comunidades de una región y zonas geográficas. En este contexto, las Autonomías Democráticas, las confederaciones y las federaciones representan sistemas más acordes con la tendencia histórica y pueden garantizar con mayor éxito la complementariedad de los pueblos. Sin embargo, la Modernidad Capitalista, debido a su concepción que gira en torno a la nación, al Estado-nación, al nacionalismo y a la aniquilación de las diferentes culturas, y por razones prácticas, no consigue implantar en la práctica las formas de democracia local, de Autonomía Democrática y otras formas de autonomía que son correctas desde el punto de vista de la humanidad. No consigue resolver los problemas de la humanidad. Una vez superadas estas mentalidades y obstáculos, el mundo se convertirá en un lugar en el que los Estados-nación quedarán obsoletos y surgirán amplias uniones democráticas sobre la base de la vida libre y democrática de los pueblos.

En sus obras, Abdullah Öcalan trata intensamente la cuestión de cómo se puede superar el capitalismo y construir una economía basada en las cooperativas. ¿Qué tipo de política económica pretende aplicar el Movimiento por la Libertad del Kurdistán tras la liberación del Kurdistán?

Superar el capitalismo no es sólo una tarea del PKK y de todos los socialistas. La sociedad, la forma de existencia de la humanidad y la fuente de todos sus valores culturales, está siendo destruida por el capitalismo. Hay un ataque a la existencia de la humanidad, a la humanidad en su conjunto. El capitalismo no puede existir, no puede sobrevivir sin consumir o destruir la sociedad y todos sus valores sociales. Al igual que las células cancerosas del cuerpo humano atacan y destruyen las células sanas, el capitalismo ataca y consume la sociedad. Por esta razón, Rêber Apo ha definido el capitalismo como un fenómeno canceroso. Dado que el capitalismo ataca y consume a la sociedad, Rêber Apo también ha considerado siempre que el término “sociedad capitalista” es erróneo. Habló del hecho de que el capitalismo y la sociedad no pueden unirse. La cuestión de la superación del capitalismo, además, no debe verse sólo como un problema económico. Se trata más bien de un problema social fundamental. El capitalismo es la causa de la profundización de todos los problemas sociales. Es también el único resultado concebible de este tipo de explotación y de su modernidad, que se mantiene viva consumiendo a la sociedad.

Rêber Apo ha analizado el capitalismo en su conjunto. Sin duda, Marx y Engels han hecho una gran contribución al análisis del capitalismo y han llegado a resultados importantes. Rêber Apo ha rendido homenaje a los logros de estos líderes socialistas y al mismo tiempo ha completado puntos que habían quedado incompletos en el análisis de Marx y Engels. De este modo, ha hecho una gran contribución al análisis del capitalismo. Hoy en día ya no es posible desarrollar un enfoque holístico del capitalismo sin tener en cuenta el análisis de Rêber Apo. Ignorar su análisis conduciría a graves deficiencias en la lucha contra el capitalismo y en su superación. En particular, el concepto de “modernidad capitalista” debe ser examinado muy cuidadosamente. De lo contrario, la alternativa a ella, la Modernidad Democrática, no puede ser entendida adecuadamente.

Todos estos son puntos importantes que hay que mencionar antes de elaborar la comprensión económica alternativa de Rêber Apo. Consideramos que es un deber de todos los pueblos defenderse del capitalismo en todos los ámbitos de la vida. El ataque a la sociedad comenzó con los ataques a las mujeres. A partir de ahí, surgieron los diversos sistemas de explotación, opresión, poder y estado. A la hegemonía sobre la mujer le siguió la explotación de la sociedad, la aparición de clases y los problemas sociales. En el capitalismo han llegado actualmente a su punto culminante. Si queremos seguir existiendo como sociedad humana, es muy importante tomar posición contra el capitalismo y actuar. El capitalismo está poniendo cada vez más a la humanidad en una posición que ni siquiera los propios capitalistas pueden justificar o defender. Por ello, los grupos de reflexión y los intelectuales al servicio del capitalismo se ocupan intensamente de la cuestión de cómo el capitalismo puede ser aceptable para la humanidad. Rêber Apo ha analizado exhaustivamente el capitalismo y con ello ha dejado claro que se ha convertido en un inmenso lastre para la humanidad y que debe ser superado a toda costa. Para ello, ha presentado de forma muy convincente una gran variedad de pruebas y argumentos.

El capitalismo no puede ser abolido de la noche a la mañana. Pero es importante empezar a hacerlo hoy mismo. Sin duda es necesario, en primer lugar, romper la hegemonía ideológica creada por el capitalismo. Paralelamente, hay que poner en práctica un modelo económico alternativo, es decir, una forma de hacer negocios que no destruya la sociedad sino que, por el contrario, la fortalezca.

A las distintas sociedades e individuos de hoy se les ha inculcado algo parecido a la siguiente mentalidad económica: “Uno es necesariamente el gran terrateniente, el gobernador, el jefe, el dueño de una fábrica o de una tienda, y el otro es, correspondientemente, un simple aldeano o un trabajador. Para vivir, todas las personas tienen que ganar un salario”. Históricamente, ésta es una de las peores formas de hegemonía ideológica. Porque no significa otra cosa que la internalización de la esclavitud, es decir, convertir la antigua forma de esclavitud en algo que se obedece voluntariamente. En este sentido, la economía es la actividad más fundamental de la sociedad. Cuando los seres humanos se convirtieron en humanos, es decir, cuando empezaron a organizarse como sociedad, satisficieron su necesidad de alimento y refugio mediante la interacción social. Es totalmente impensable satisfacer estas necesidades individualmente. Aparte de lo que los humanos encontraban y comían individualmente en la naturaleza, todo se conseguía mediante el trabajo social común. Por lo tanto, realizar las actividades sociales más centrales hoy en día como esclavo o trabajador representa una de las distorsiones sociales más fundamentales. Se trata de una situación verdaderamente anormal. El hecho de que esto se considere normal hoy en día deja claro el tipo de distorsión al que nos enfrentamos. Sin cambiar esto, no podremos convertirnos en personas de verdad. Más bien, es necesario que hagamos nuestro propio trabajo, es decir, que satisfagamos nuestras necesidades como trabajadores de la sociedad, sin que ni siquiera una sola persona viva una vida de esclavo o de trabajador. El progreso técnico y la creciente profesionalización en este campo sólo pueden entenderse como una división social del trabajo. Pero la división social del trabajo no requiere necesariamente la existencia de privilegios y explotación. Lo fundamental es que todos puedan vivir y contribuir a una vida sana y feliz.

Esta hegemonía ideológica ha sido reforzada por la Modernidad Capitalista. Ha creado la grave idea errónea de que el individualismo es la característica más fundamental del ser humano y que el individuo puede existir sin la sociedad. En relación con la concepción económica de que ciertas personas deben ser siempre jefes y el resto trabajadores, el individualismo se ha convertido en una cultura. Por lo tanto, a nadie se le ocurre producir juntos y compartir los productos de forma justa reuniendo a la gente y construyendo una economía social o una economía comunal. Hoy en día, no es una tarea fácil reunir a la gente y desarrollar procesos de producción comunes sobre esta base. Porque la idea dominante es trabajar en algún lugar como obrero o funcionario y obtener el mejor salario posible. Esto es, en definitiva, una actitud de aceptación de la esclavitud. El único objetivo es vivir un poco mejor que en la época de la esclavitud. Cuanto más se consume, más aumenta el beneficio de la modernidad capitalista. Por eso hoy se intenta crear condiciones en las que, además de la clase media, los trabajadores también tengan poder de consumo. Haciendo que los trabajadores reinviertan sus salarios en productos de consumo, se garantiza que el dinero acabe de nuevo en los bolsillos de los empresarios.

El PKK pretende construir una sociedad libre y democrática que no esté sometida a la explotación. Si la democracia, como dirección por el propio pueblo, es un valor sublime, también hay que construir el correspondiente sistema económico del pueblo. En el campo de la economía, la democracia corresponde a una forma económica en la que no hay patrones ni grandes terratenientes. En las democracias que podemos encontrar hoy en día en los países capitalistas, el gobierno del pueblo no existe. Del mismo modo, la economía no pertenece al pueblo, sino a las clases hegemónicas, ya que dominan el sistema en su conjunto. Pero si declaramos que la democracia, es decir, el poder del pueblo para gobernarse a sí mismo, es nuestro objetivo, entonces también debemos construir la correspondiente economía del pueblo. Por lo tanto, nuestro objetivo debe ser crear un sistema económico en el que no haya patronos y grandes terratenientes por un lado y trabajadores por otro. A medida que el monopolio se hace más y más fuerte en el capitalismo, la economía pierde cada vez más su conexión con la sociedad. Al igual que la democracia en la vida social significa superar los sistemas autoritarios y homogéneos, en la esfera económica supera los monopolios y las políticas económicas de las clases dominantes.

Rêber Apo aboga en primer lugar por la comunitarización de la tierra, el agua y la energía, es decir, de los pilares fundamentales de la economía. Estos tres elementos económicos nunca deben ser monopolizados por nadie. Debemos entender este enfoque comunal como el primer paso para la construcción del sistema económico del pueblo. La economía sólo puede democratizarse si el sistema sociopolítico existente es democrático. Por lo tanto, el sistema sociopolítico democrático-confederal basado en la sociedad organizada y democrática es un requisito previo para construir una economía comunal. Es necesario que el pueblo esté convencido de la economía democrático-comunitaria y la ponga en práctica por sí mismo. En este contexto, es muy importante romper la hegemonía ideológica de la modernidad capitalista en este ámbito. De lo contrario, el modelo económico que hemos descrito no podrá aplicarse.

La economía comunal se basa en un gran número de asociaciones económicas diferentes, cada una de las cuales se organiza sobre una base comunal. Las distintas comunidades se organizan en este sistema en forma de comunas. Estas pueden ser comunas de producción más pequeñas, pero también grandes. Estas comunas se ocupan de satisfacer las necesidades sociales en los ámbitos de la agricultura, la industria y el comercio. Las cooperativas son otra forma de economía comunitaria. Dentro de este marco se puede establecer una gran variedad de cooperativas que se ocupan de la producción, la distribución, el comercio, el transporte o áreas similares. Por supuesto, todas estas son decisiones que deben ser discutidas con el pueblo en el contexto del sistema democrático, que se basa en una sociedad organizada y democrática. No debe haber ningún tipo de coacción. Al mismo tiempo, el sistema democrático-social, por supuesto, apoyará activamente el establecimiento de este tipo de asociación económica. Cuanto más reconozca la gente los aspectos positivos de este sistema económico construido por ellos mismos, más se expandirá la economía comunal con el paso de los días. Históricamente, siempre han existido formas de producción basadas en el trabajo de individuos o familias. Asimismo, siempre han existido pequeñas explotaciones que no han sido diseñadas para ser monopólicas. Mientras este tipo de empresas no se conviertan en el componente principal del sistema económico, harán su contribución a la economía comunal-democrática, completándola y manteniendo su existencia. Es fundamental que prevalezca la economía comunal y que el sector económico basado en pequeñas empresas privadas explotadas por particulares no se convierta en el sector económico principal. En este marco, pueden coexistir tanto la propiedad privada como la comunitaria.

No debe haber intentos de tomar posesión por la fuerza de la economía que se basa en el antiguo sistema social y político. La modernidad capitalista interviene en todos los ámbitos, fusionando pequeñas empresas de producción o haciéndolas redundantes para aumentar su propia influencia, y aumenta su influencia económica en todos los ámbitos, convirtiéndola finalmente en la fuerza dominante. Por lo tanto, la economía comunal debe igualmente desarrollarse en un sistema holístico y productivo, avanzar en la participación del pueblo en él, y asegurar así su propio continuo desarrollo. En la economía comunal, la productividad no se mide únicamente en términos de valores económicos-numéricos. Más bien, abarca una gran variedad de dimensiones, como los derechos sociales, la justicia, la eficacia, la psicología o la moral. La ecología es un ámbito que también debe tenerse en cuenta. Si se tienen en cuenta principalmente los valores económico-numéricos y se ignoran los valores morales o los aspectos psicológicos, el resultado final será una situación como la que conocemos desde la época del colapso del socialismo real. Tomar la economía como base del socialismo real, pero definir la cultura, la ideología, etcétera. como superestructura, fue uno de los errores centrales de los líderes socialistas. No abordaron suficientemente la importancia de los valores morales porque asumieron que no tenían influencia directa en la base económica. Por lo tanto, el socialismo real no sirve de base para el modelo económico que imaginamos. Nuestro objetivo es un modelo económico holístico basado en la democracia, la libertad y los valores morales y culturales. En pocas palabras: el capitalismo actual se ha convertido en una pesada carga para toda la humanidad. Incluso las fuerzas de la Modernidad Capitalista están buscando nuevos modelos económicos -que, por supuesto, no superan al propio capitalismo- para mantenerse con vida. En un momento así, las fuerzas que luchan por los pueblos, la libertad, la democracia y el socialismo entenderán naturalmente la construcción de un sistema económico social que supere el capitalismo como una de sus tareas más importantes.

¿Puede describir brevemente algunos de los logros y éxitos sociales y económicos de Rojava?

Como no estamos directamente implicados en la evolución socioeconómica de Rojava, no podemos hacer una descripción exhaustiva de la misma. Por lo tanto, basándonos en los desarrollos de los que hemos tenido noticia, es muy posible que no podamos ofrecer una imagen completa. Sin embargo, sólo podemos informar sobre los desarrollos de los que hemos oído hablar y que creemos que están teniendo lugar.

El mero hecho de que los habitantes de Rojava lleven ocho años viviendo sin un Estado ha allanado el camino para que se produzcan importantes avances. Los Estados son un obstáculo para todo tipo de avances sociales y políticos. Para el Estado, la economía no significa otra cosa que un área de explotación. El Estado es una institución de enormes proporciones. El mero mantenimiento del Estado representa una enorme carga para su población. Bajo la carga del estado, la sociedad se destruye y pierde su propia fuerza de voluntad. En este sentido, vivir sin el Estado garantiza que las sociedades y los individuos recuperen su propia voluntad. La ausencia de Estado se corresponde en gran medida con la democracia. Por ello, Rojava ha adquirido experiencias democráticas muy importantes en el transcurso de los últimos ocho años. Allí, las decisiones las toma la sociedad organizada. Las mujeres y los jóvenes están organizados. Debido a su poder organizado, son actores muy importantes en el contexto de la vida social y política. Quienes los ignoren no podrán dar forma a la vida social y política de Rojava. Estas dos fuerzas sociales fundamentales han cambiado completamente la cara de Rojava.

Rojava sigue rodeada de fuerzas hostiles. El Estado sirio sigue negándose a aceptar el sistema democrático de Rojava. El Estado turco, junto con sus mercenarios islamistas, ha ocupado Afrin, Serekaniye y Gire Spi. Así, existe el peligro permanente de que la ocupación se extienda y la revolución sea aplastada. En esta situación, la autodefensa se vuelve muy importante. Por lo tanto, todo el trabajo se realiza necesariamente en el marco de la autodefensa. En el pasado, no ha sido posible prestar suficiente atención a los peligros en determinadas zonas y organizar la revolución en consecuencia. Las fuerzas de ocupación se han beneficiado de ello. Por lo tanto, conduce a ciertas conclusiones erróneas si consideramos las condiciones actuales en Rojava o en el norte y el este de Siria como completamente normales.

Hoy en día ya no existe una economía estatal en Rojava. La propia revolución, pero también los fuertes ataques en curso, han dado lugar a una economía que tiene este aspecto: un sistema económico comunal que se desarrolla lentamente y que incluye negocios de producción y consumo en forma de cooperativas, agricultura y ganadería gestionados por familias en las zonas rurales y, además, comercio y pequeñas empresas gestionadas por individuos en las ciudades y pueblos pequeños. Por lo tanto, no hay un sistema económico en el que las empresas estatales existan o desempeñen un papel decisivo. La economía está dominada en gran medida por las asociaciones económicas comunales y las cooperativas que surgieron durante la revolución, y también por la agricultura, el comercio y las empresas muy pequeñas, todas ellas dirigidas por familias en las zonas rurales. Rojava también fue en su día el centro de la agricultura y la ganadería de Siria. Hoy en día, la región sigue en una posición similar. La economía comunal tiene un gran potencial de desarrollo en esta región. Todavía existe allí una fuerte cultura social. Por lo tanto, el desarrollo de la economía comunal está creando cada vez más la base económica para un sistema democrático-confederal basado en una sociedad organizada y democrática.

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) está presente en muchas zonas del Kurdistán. ¿Qué logros ha conseguido el PKK para la población de todas estas zonas?

El PKK ha iniciado un enorme desarrollo y ha conseguido enormes logros en las cuatro partes del Kurdistán. Todas las luchas que tuvieron lugar en el Kurdistán antes de la aparición del PKK estaban fuertemente influenciadas por las clases dominantes kurdas y, al mismo tiempo, eran de naturaleza exclusivamente político-militar. Dado que todas estas luchas no consiguieron ganar influencia en las esferas militar y política, apenas produjeron cambios sociales. En cambio, desde su fundación por Rêber Apo, el PKK ha sido un movimiento que ha provocado avances revolucionarios en todos los ámbitos. Desde la forma de pensar hasta los más diversos ámbitos de la vida práctica, siempre se ha propuesto iniciar cambios profundos. Por lo tanto, siempre ha sido un movimiento que rompe con todas las formas de atraso. Desde el primer día, Rêber Apo ha hecho de su misión principal cambiar tanto a sus amigos como a la sociedad. Siempre ha criticado las diversas formas de atraso y los errores existentes. De este modo, ha abordado las realidades sociales y políticas. En este contexto, siempre ha subrayado que la lucha por la libertad y la democracia es imposible mientras no se superen y cambien las diversas formas de atraso tradicional. Por lo tanto, en su lucha, el PKK siempre ha tenido como objetivo fundamental iniciar revoluciones nacionales, sociales, políticas, culturales y socio-psicológicas. Las revoluciones nacionales, sociales, democráticas, culturales y políticas siempre han estado estrechamente vinculadas y promovidas de esta manera. Lo más importante es que con el PKK se construyó, por primera vez en la historia del Kurdistán, un movimiento de los pobres, es decir, un movimiento popular. En el momento de la fundación del movimiento apoísta, todos sus miembros eran hijos de las clases populares pobres. Esto representa por sí solo una revolución, un desarrollo y un logro de enormes proporciones para todo el Kurdistán. Hoy en día, es el propio pueblo el que determina la evolución nacional, social, política y cultural del Kurdistán basándose directamente en su propia fuerza.

En el Kurdistán del Norte, no hay una sola ciudad o pueblo pequeño, ni una sola aldea que no haya participado en levantamientos. Las autoridades tradicionales han sido sustituidas por el poder del pueblo organizado. Allí se ha producido una revolución democrática, social y cultural en el sentido más estricto de la palabra. Sobre esta base se ha desarrollado una realidad nacional kurda que se caracteriza por su carácter democrático. El pueblo kurdo, que hace sólo unas décadas estaba al borde de la extinción, hoy se ha levantado y está librando una lucha por la libertad y la democracia. Decenas de miles de hombres y mujeres jóvenes se han unido a la guerrilla en el curso de esta lucha. Por primera vez en la historia de la humanidad, se ha creado un ejército femenino tan completo. Hoy, el pueblo kurdo ha desarrollado su propia voluntad política democrática y se ha convertido así en un actor que lucha por la democratización de Turquía y la liberación del Kurdistán.

Ya sean suníes, alevíes o ezidíes, todos los kurdos han participado en la lucha de liberación nacional del Kurdistán. Los árabes, azeríes, turcomanos, armenios y asirios-caldeos que viven en el Kurdistán también han reconocido la lucha por la libertad del Kurdistán como propia y se han unido a ella. Así, la nación democrática se ha hecho realidad en el Kurdistán de forma impresionante.

Se ha iniciado un gran avance en el campo de la cultura y el arte kurdos, dando nueva vida a los valores culturales de los kurdos. Al combinarlos con nuevos valores, se ha creado una nueva realidad social de los kurdos. El levantamiento de las mujeres se ha desarrollado de manera impresionante. La revolución social basada en las mujeres ha profundizado y al mismo tiempo multiplicado el carácter libertario y democrático de la revolución. En el Kurdistán actual ha surgido una revolución que ha desencadenado innumerables revoluciones dentro de la revolución basada en la libertad de las mujeres. Gracias a estas revoluciones basadas en la libertad de las mujeres, los kurdos se han convertido en un pueblo muy resistente y poderoso.

Históricamente, los mayores cambios y desarrollos han tenido lugar en el Kurdistán. Al mismo tiempo, el Kurdistán ha desarrollado una enorme fuerza. Sería un error considerar que esta revolución kurda se limita sólo al Kurdistán del Norte. En muy poco tiempo, la revolución ha tenido un impacto en las cuatro partes del Kurdistán. Ha provocado cambios nacionales, sociales y culturales en todo el país y también ha tenido una fuerte influencia en la política kurda. En una época en la que no existían medios de comunicación modernos, la Revolución Francesa tuvo un impacto decisivo en la sociedad rusa, que a su vez la combatió y la consideró un enemigo. Hoy, sin embargo, los medios de comunicación están mucho más avanzados. En una época así, es natural que la Revolución kurda haya influido enormemente en todas las partes del Kurdistán y que siga haciéndolo en el futuro.

Miles de jóvenes de Rojava, Kurdistán del Sur y Kurdistán del Este se han unido al PKK a lo largo de los años. Por supuesto, esto también ha tenido un impacto decisivo en sus propias familias y su entorno social. Muchos de ellos han caído desde entonces como Şehids. Además, los cuadros del PKK y la guerrilla han establecido relaciones con miles de familias y cientos de miles de personas que viven en el Kurdistán del Sur, influyendo en ellos e iniciando cambios en sus mentes y vidas. Sin esta múltiple influencia de nuestra revolución, el Kurdistán del Sur estaría hoy en una situación sociopolítica atrasada. Además, los sentimientos patrióticos del pueblo kurdo del sur no serían tan fuertes como lo son hoy. Así, el PKK ha provocado enormes cambios nacionales, sociales, culturales y mentales en el Kurdistán del Sur.

En Rojava, los cambios y los logros se alcanzaron de forma directa. Durante 20 años, Rêber Apo convivió y educó a los habitantes de Rojava, a los jóvenes y a las mujeres de la zona. Miles de mujeres y hombres jóvenes se han unido a la guerrilla desde allí y muchos de ellos han caído como Şehids. La revolución de Rojava se ha producido a partir de las ideas y la influencia de Rêber Apo. La población de Rojava está, en su inmensa mayoría, fuertemente vinculada a Rêber Apo. Las mujeres de Rojava son el motor de este fuerte vínculo. La revolución en Rojava se ha desarrollado sobre la base del paradigma de Rêber Apo. Está claro que es una revolución muy importante no sólo para el Kurdistán sino para todo Oriente Medio.

También en el Kurdistán Oriental la población está llena de un gran anhelo de libertad y democracia. Las ideas de Rêber Apo desempeñan un papel muy importante en este anhelo. A pesar de la enorme presión estatal, la población del Kurdistán Oriental expresa su deseo de libertad en cada oportunidad que se le presenta. Este es el resultado de la influencia que el PKK tiene hoy en día en las cuatro partes del Kurdistán.

En Europa y en muchas otras partes del mundo, los kurdos también se están organizando sobre la base de las ideas de Rêber Apo. Gracias a ello, han conseguido expresar de forma tangible su existencia como comunidad nacional. En la actualidad, el pueblo kurdo está sometido a un genocidio permanente. Además, se ha roto la voluntad política de este pueblo. Por lo tanto, es un avance y un logro muy importante que este pueblo se organice en lugares alejados de su patria y manifieste allí activamente su existencia como nación. La organización de los kurdos que viven en el extranjero representa una fuente muy importante de motivación y apoyo moral para el pueblo de las cuatro partes del Kurdistán. A través de su fuerte organización en Europa, los kurdos que viven allí son una especie de ventana de comunicación del Kurdistán hacia Europa y el resto del mundo. Esta organización y la influencia de los kurdos basada en ella en todas las partes del mundo representan un gran logro para las cuatro partes del Kurdistán.

La lucha del PKK ha permitido alcanzar grandes logros en las cuatro partes del Kurdistán. A pesar de ello, los representantes del PDK, que están en el gobierno desde la creación de una federación en el Kurdistán del Sur, o los círculos cercanos a ellos, difunden propaganda y afirman que el PKK no ha conseguido nada con su lucha. De este modo han demostrado claramente lo estrecha de miras y superficial que es su visión sociológica, política, cultural y nacional del mundo y del Kurdistán. El Kurdistán ha sido dividido en cuatro partes. Allí se está produciendo un genocidio, para el que los Estados hegemónicos se valen de su propia posición y obtienen el apoyo de fuerzas extranjeras. Por lo tanto, no es fácil conseguir logros ni siquiera en una de las cuatro partes del Kurdistán. Los logros sólo pueden alcanzarse superando no sólo uno, sino cuatro estados y sus partidarios. Esto depende a su vez de la fuerza social, política, militar y diplomática de los kurdos. Con este telón de fondo, queda clara la superficialidad de la perspectiva de ciertas fuerzas políticas del Kurdistán del Sur, que se atribuyen todos los logros y afirman que el PKK no ha conseguido nada.

Ya hemos descrito los cambios que el PKK ha iniciado en la sociedad kurda y en el Kurdistán. El PKK también ha desempeñado un papel indispensable en los logros del Kurdistán del Sur. Lo más importante es mencionar que el PKK surgió en un momento en que el Kurdistán del Sur acababa de experimentar una grave derrota. En ese momento, no sólo el PDK y el Kurdistán del Sur, sino la propia política kurda habían sufrido una gran derrota. Es muy significativo que el PKK se activara exactamente en esa fase histórica. Además, el PKK empezó a luchar en la parte del Kurdistán que es la más grande, geográficamente hablando, y en términos de su población. Además, el Estado turco es la fuerza más hostil a los kurdos. Considera que incluso el menor levantamiento kurdo es una amenaza para él. Es un hecho conocido que el PDK, que mantiene estrechas relaciones con Estados Unidos y la OTAN, es tolerado por el Estado turco a cambio de impedir estrictamente la aparición de otros movimientos kurdos en el Kurdistán del Norte. Durante la Guerra Fría, Turquía representaba un país importante para Estados Unidos y la OTAN. La política nacional básica de Turquía en aquella época era su hostilidad hacia los kurdos y su objetivo de cometer un genocidio contra ellos. Al empezar a luchar contra este tipo de Estado, el PKK ha dado espacio para respirar a todas las partes y a todas las fuerzas políticas del Kurdistán.

La inauguración del parlamento del Kurdistán del Sur coincidió con los ataques del PDK y la PUK (Unión Patriótica del Kurdistán) contra el PKK, que comenzaron el 2 de octubre de 1992. Como el Estado turco estaba librando una guerra contra el PKK, aceptó los acontecimientos en el Kurdistán del Sur en ese momento. Con el objetivo de aplastar al PKK, el Estado turco desarrolló relaciones con los partidos políticos del Kurdistán del Sur. Poco después de la caída de Saddam en 2003, se formó la Federación del Kurdistán del Sur. Esto ocurrió en el contexto de la lucha librada por el PKK en las cuatro partes del Kurdistán. El Estado turco calificó posteriormente su reconocimiento de la federación del Kurdistán del Sur como un error histórico. Sólo había accedido a dar este paso de reconocimiento oficial porque, a cambio, Estados Unidos y el PDK adoptaron una postura muy abierta contra el PKK en 2007. Cuando el entonces presidente estadounidense George Bush calificó al PKK de enemigo de Estados Unidos, el Estado turco reconoció formalmente al Kurdistán del Sur. A cambio, el PDK proporcionó a Turquía una amplia ayuda en su intento de aplastar al PKK y, por tanto, se convirtió abiertamente en parte de la política genocida en el Kurdistán del Norte. Si el PDK no hubiera prestado apoyo al Estado turco, Turquía se habría visto obligada a reconocer la existencia de los kurdos del Kurdistán del Norte y su autonomía democrática. Sin embargo, debido a sus relaciones con el PDK, el Estado turco puede afirmar que no lucha contra los kurdos, sino sólo contra el PKK y el terrorismo, y así puede continuar con su política genocida en el Kurdistán del Norte.

El PKK ha contribuido de manera decisiva a los logros del Kurdistán del Sur. No cabe duda de que el pueblo kurdo del sur y las fuerzas políticas de allí también han librado importantes batallas. Pero si el PKK no hubiera existido, si no hubiera iniciado su lucha y si no hubiera dejado una huella decisiva en el Kurdistán y en Oriente Medio, todos los logros del Kurdistán del Sur no se habrían producido. Por lo tanto, cuando concluimos que la lucha del PKK ha conducido a enormes logros en las cuatro partes del Kurdistán, no hacemos otra cosa que llamar a las cosas por su nombre.

En el Kurdistán viven numerosas minorías étnicas, como los asirios. ¿Qué relaciones tiene el Movimiento por la Libertad del Kurdistán con estas minorías? ¿Y cómo colabora con ellas?

El PKK tiene una amplia experiencia sobre las consecuencias negativas del nacionalismo y la hostilidad hacia las diferentes comunidades étnicas y religiosas. Por ello, tanto por sus convicciones socialistas como por su empatía hacia todos los pueblos diferentes, siempre ha adoptado una actitud basada en la simpatía, la amistad y la hermandad hacia estos pueblos y grupos religiosos. El PKK es el primer movimiento del Kurdistán que ha logrado unir a los kurdos suníes, alevíes y ezidíes bajo un mismo techo. Incluso durante la fase inicial, cuando se formó el primer grupo del PKK, cuatro de los seis miembros del grupo eran kurdos alevíes. Entre los primeros cuadros dirigentes del PKK se encontraban Haki Karer y Kemal Pir, dos importantes figuras dirigentes de origen turco. Muchos compañeros turcos han caído como Şehids en las filas del PKK.

También nos hemos acercado siempre a los asirios y armenios sobre la base de la simpatía, la amistad y la hermandad. Nunca ha habido lugar para el nacionalismo en el PKK. Un cierto número de sirios sigue viviendo en el Kurdistán. El PKK siempre les ha apoyado para que se organicen y vivan libremente su fe y establezcan su propia autogestión allí donde vivan. También ha apoyado de muchas maneras la creación de sus propias organizaciones y partidos. El único objetivo de este apoyo ha sido preservar la existencia de estas comunidades como parte de la diversidad del Kurdistán. Nuestro movimiento considera que el Kurdistán es la patria común de asirios y armenios. Respeta la forma en que estas comunidades nombran o definen los lugares donde viven y aprecia que consideren el Kurdistán como su patria y vivan en ella. El PKK siempre ha adoptado una actitud acorde con esto. Hoy, con la idea de la Nación Democrática desarrollada por Rêber Apo, esta actitud se basa en un fundamento histórico, social, ideológico y teórico aún más sólido. Esta actitud implica, en consecuencia, que los asirios y los armenios son partes iguales y nativas del Kurdistán. Tienen todo el derecho a vivir de forma libre y autónoma. Con la esperanza de que utilicemos el término correcto para esto y que no se malinterprete, podemos incluso decir que consideramos necesaria la “discriminación positiva” hacia ellos. Porque también ellos han sufrido una gran injusticia en el Kurdistán. Aunque no sea por su propia voluntad política, algunos kurdos, bajo los auspicios de las clases dirigentes, participaron en cierta medida en la injusticia perpetrada contra los asirios y los armenios. Hoy, sin dejarnos atrapar por esos complejos del pasado y sin tener la menor duda, podemos superar en gran medida esta injusticia histórica viviendo juntos una vida libre e igualitaria en nuestra patria común.

No albergamos ninguna actitud negativa hacia los asirios. Ellos poseen todos sus derechos en el Kurdistán, sin excepción. Está totalmente descartado que podamos tener una actitud negativa hacia ellos. Sin embargo, de vez en cuando pueden tener una actitud negativa hacia nosotros debido a sus relaciones con determinados Estados. Sin embargo, no rechazamos, sino que comprendemos esta actitud. Pase lo que pase, nunca cambiaremos nuestra actitud hacia ellos. Porque esta actitud es la que conforma nuestra identidad y nuestro carácter. Si nos enteramos de que hay errores ocasionales en Rojava en este contexto, utilizamos nuestra influencia y tratamos de apoyar la corrección de estos errores. Esta cuestión es más sensible e importante para nosotros que cualquier otra. No podemos tolerar la injusticia hacia otros pueblos y grupos religiosos. Si no mostramos esta sensibilidad, perderemos nuestra propia identidad y carácter. Al mismo tiempo, esto significaría que seríamos muy irrespetuosos con Rêber Apo. Él no tolera la injusticia hacia otros pueblos, grupos religiosos y mujeres. Tampoco perdona a los responsables de esta injusticia.

Mantenemos regularmente intercambios directos con los partidos y amigos asirios. Atendemos sus demandas y propuestas en la medida en que nuestros recursos actuales nos lo permiten. También consideramos nuestras comodidades y recursos como propios. No hacemos ninguna diferencia en este asunto. Nuestras relaciones con ellos se desarrollan en el marco de la igualdad y la justicia. Continuamos así las relaciones establecidas hace décadas por Rêber Apo, basadas en el respeto mutuo, y la forma de trabajar que lo acompaña. También estamos siempre abiertos a cualquier forma de crítica por su parte.

¿Cuál es la actitud del Movimiento Kurdo por la Libertad hacia las luchas de liberación como la de los palestinos o la de los indígenas y los negros en Estados Unidos?

Como movimiento de liberación nacional, siempre hemos sentido simpatía e interés por las luchas de liberación nacional en otras partes del mundo. También nos influyó mucho leer los libros de otros movimientos de liberación nacional y seguir de cerca sus luchas. En particular, a principios de la década de 1970, la lucha de liberación nacional en Vietnam tuvo una enorme influencia en nosotros. Considerábamos a Ho Chi Minh y a Giap como verdaderos líderes de la liberación nacional. Las palabras de Ho Chi Minh – “Nada es más precioso que la independencia y la libertad”- se convirtieron en nuestro lema básico. Todos nuestros cuadros y simpatizantes leían entonces el libro sobre la historia del Partido del Trabajo de Vietnam.

La lucha palestina también tuvo una influencia directa sobre nosotros. Rêber Apo y nuestro movimiento fueron a Palestina incluso antes del golpe militar del 12 de septiembre de 1980. Allí recibieron apoyo y experimentaron la solidaridad de los palestinos. Nuestros primeros guerrilleros se formaron en los campos palestinos. Cuando nuestro partido se retiró al Medio Oriente después del golpe militar fascista del 12 de septiembre de 1980, también recibió mucho apoyo de los palestinos. Es innegable que el pueblo palestino y sus fuerzas políticas apoyaron a nuestro movimiento para reagruparse después del golpe militar y al mismo tiempo para preparar la lucha guerrillera. Siempre serán amigos de nuestra lucha. Apoyamos su lucha por la libertad.

Hasta 1982, cuando Israel ocupó el Líbano, convivimos en campamentos comunes. En la guerra contra Israel de aquella época, los miembros del PKK lucharon en el frente hombro con hombro con sus hermanas y hermanos palestinos. En la guerra contra Israel, once valiosos compañeros nuestros cayeron como Şehids y casi otros 20 resultaron heridos. Estos caídos representan un puente indestructible entre nosotros y la lucha del pueblo palestino. Creemos firmemente que los palestinos lograrán la libertad, la democracia y el autogobierno en su patria. Se han ganado este derecho gracias a su tremenda lucha.

Rêber Apo siempre ha considerado el PKK no sólo como una lucha por la libertad de los kurdos, sino de todos los pueblos oprimidos. En consecuencia, ha orientado fundamentalmente toda la práctica del PKK hacia la liberación de todos los grupos oprimidos y las comunidades religiosas del Kurdistán y de Oriente Medio. Porque esta necesidad surge de nuestra ideología. En el contexto de dicha ideología, varios pueblos se han unido al PKK. Al fin y al cabo, la idea de la Nación Democrática desarrollada por Rêber Apo no se basa en un solo grupo étnico, sino que incluye a las más diversas comunidades étnicas y religiosas. Sobre esta base, apoyamos la lucha por la libertad y la democracia de todos los pueblos oprimidos de este mundo.

Consideramos que es el deber de todos los movimientos y personas socialistas y democráticas apoyar las luchas de los pueblos indígenas y negros en los Estados Unidos. Es muy importante que se defiendan y restauren los derechos de los pueblos indígenas en todos los Estados Unidos. Como verdaderos propietarios de la tierra, deben poder vivir una vida libre y democrática en su tierra. Para ello, es importante que dispongan de todos los recursos necesarios para este tipo de vida. Por lo tanto, los indígenas de Estados Unidos deben tener suficiente tierra para vivir una vida libre y democrática. Es igualmente importante que desarrollen una vida libre y autónoma allí donde tengan una fuerte presencia como comunidad.

No cabe duda de que es muy importante que la población negra de EE.UU. goce de los mismos derechos que el resto de los ciudadanos del país. En todos los ámbitos de la vida social, cultural y política, hay que acabar con todas las formas de discriminación y exclusión. No debe haber desigualdad en ningún ámbito de la vida. La humanidad en su conjunto -especialmente Estados Unidos- tiene una deuda con el pueblo negro. Esta deuda debe pagarse reconociendo los derechos más básicos del pueblo negro, garantizando al mismo tiempo que pueda vivir una vida plenamente igualitaria y libre. Si no lo hacen, ni Estados Unidos ni el resto de la humanidad podrán afirmar que valoran verdaderamente la igualdad, la moralidad, la justicia, la equidad, la libertad y la democracia.

La liberación de las mujeres y su libertad es una cuestión importante para el Movimiento por la Libertad Kurdo. Abdullah Öcalan ha señalado con razón que la liberación de la sociedad es imposible sin la liberación de las mujeres. ¿Qué logros y éxitos ha conseguido el Movimiento por la Libertad del Kurdistán en este ámbito? ¿Cuál es su visión de la libertad de las mujeres?

Rêber Apo habla de que la sociedad no puede liberarse si no se libera a las mujeres. Pero la visión de Rêber Apo sobre las mujeres va mucho más allá. Mientras la sociedad en su conjunto no desarrolle una vida social, cultural y política basada en la libertad de la mujer -la línea y el espíritu vinculados a ella-, la mujer no podrá ser verdaderamente libre. Esto se debe a que la mujer se ha convertido en un género esclavizado, oprimido, explotado y marginado como parte de la realidad social. Por lo tanto, toda la sociedad debe configurarse según la línea que apunta a la libertad de la mujer. Sólo entonces podrán ser libres tanto la sociedad como las mujeres. La libertad de la mujer es la madre de todas las libertades. Una vez que dé forma a toda la vida, es decir, a todas las formas de libertad, entonces las mujeres y la sociedad serán completamente libres. Para facilitar la comprensión de la enorme importancia de la libertad de la mujer, Rêber Apo ha hablado de la libertad de la mujer como anterior a la libertad de la nación y de la clase. Porque la primera forma de opresión, esclavitud y explotación se produjo a costa de la libertad de la mujer. Por lo tanto, sólo a través de la libertad de la mujer podemos llegar a la raíz de la esclavitud y la explotación. Así, lograremos destruir la base de todas las formas de esclavitud y alcanzar la libertad en todas las esferas de la vida.

En el Kurdistán, fueron las mujeres las que estuvieron al frente de los levantamientos populares. Es la primera vez en Oriente Medio que las mujeres están al frente de un movimiento social de este nivel. Todo esto ha cambiado no sólo a las mujeres, sino también a la sociedad en su conjunto, y a los hombres. Porque mientras los hombres no cambien, no se podrá alcanzar la libertad social en sentido real. Todos los sistemas de explotación y opresión, incluida la Modernidad Capitalista, se basan en la mentalidad del hombre hegemónico. Por eso, para superar todos estos sistemas explotadores y opresores y su representante actual -la Modernidad Capitalista- es muy, muy importante que los hombres también se transformen. Porque todos ellos son sistemas sociales basados en la mentalidad del hombre hegemónico. Así que, en el sentido real, la mujer juega su papel de madre cambiando al hombre, y cambiando toda la sociedad en consecuencia. El hecho de que las mujeres desempeñen el papel principal o el papel de madre en todos los acontecimientos del Kurdistán expresa muy claramente esta realidad de las mujeres. Las mujeres que salieron a la calle en el Kurdistán y lideraron los levantamientos populares se trasladaron después a las montañas y continuaron así su búsqueda. Se ha desarrollado un enorme poder femenino en la guerrilla. Se han creado unidades de mujeres, comandantes y el ejército femenino. Se ha fundado un partido femenino. Así, ha surgido una realidad de las mujeres en la que se organizan de forma completamente autónoma, se dirigen a sí mismas y hacen la guerra de forma independiente. Además de la planificación, las acciones y el mando conjunto, las mujeres han desarrollado su propio ejército guerrillero. Las mujeres comandantes están siempre representadas en la comandancia general. Sin duda, existe un ejército guerrillero común que lucha contra el enemigo. Esto se debe a que el éxito se consigue mediante la organización, la planificación y la acción conjuntas. Sin embargo, junto a esto existe la organización propia de las mujeres y su propia vida. Ellas eligen a sus propios comandantes y determinan de forma independiente sus tareas, su zona de operaciones y su campo de trabajo. Las decisiones que conciernen a las mujeres son tomadas, de todos modos, por la dirección de las mujeres y por las propias estructuras femeninas. Este tipo de organización de las mujeres es muy importante.

Además de la igualdad de derechos de las mujeres en el ámbito de la organización social y política, también participan en la vida y la lucha organizadas. A menudo, la mayoría de los miembros de una dirección son compañeras. Debido a que las compañeras se organizan de forma autónoma, han ganado una importante influencia en la vida social y política.

Es la primera vez que las mujeres, como miembros de un movimiento por la libertad, fundan su propio partido. De este modo, profundizan en sus debates ideológicos sobre la libertad de las mujeres. También desarrollan sus análisis de la situación política en el marco de estos debates ideológicos. Al mismo tiempo, a través de sus estructuras organizativas autónomas, las estructuras de mujeres aumentan constantemente sus conocimientos y experiencia en aspectos como el liderazgo, la organización y la resolución de problemas por sí mismas. La confianza de las mujeres en sí mismas aumenta por el hecho de que los problemas que surgen en el movimiento femenino se resuelven en el marco de la propia organización y liderazgo de las mujeres. Esto desempeña un papel muy importante para ayudarlas a desarrollar su propia fuerza de voluntad en el sistema hegemónico masculino. El hecho de que el movimiento de mujeres kurdas se base en un partido de mujeres autónomo desempeña un papel muy importante al otorgarle una posición muy influyente y de liderazgo en el movimiento mundial de mujeres actual. Un partido femenino de este tipo hace que las mujeres se conviertan en una fuerza y también aumenta la importancia y la influencia de las mujeres en las luchas ideológicas y políticas generales. Este hecho demuestra que las mujeres no se convertirán en una fuerza real a menos que se organicen de forma autónoma. Garantizar la igualdad y la libertad de las mujeres sólo a nivel legal no asegura que las mujeres sean completamente libres, ni les permite desarrollar una voluntad propia. Cuando la igualdad y la libertad se basan en esa organización y voluntad, tienen un significado real. Esto no sólo libera a las mujeres, sino que desempeña un papel crucial para que toda la sociedad sea libre y viva una vida democrática. En este sentido, será crucial para la liberación de toda la humanidad y para hacer posible una vida democrática entender el partido de las mujeres como la estructura ideológica y política más importante para la liberación de la sociedad. Será igualmente importante seguir desarrollando el partido de las mujeres sobre esta base y ayudar a que esta comprensión autónoma del partido prevalezca no sólo en Kurdistán sino en todo el mundo.

El sistema de las copresidencias, o el sistema de representación igualitaria, ha causado una revolución en la esfera política. Ha dado a la política un carácter democrático y libre, contribuyendo así en gran medida a la democratización de la sociedad. En particular, las mujeres, cuya mirada está puesta en una vida libre y democrática, defienden todos estos logros y libran una enorme lucha para que esto se perpetúe y se extienda en la sociedad. Como la lucha por la libertad de las mujeres ha llegado a todas las esferas de la vida en el Kurdistán, nuestra lucha por la libertad se ha vuelto invencible. Esto se debe a que la lucha de las mujeres por la libertad sigue ampliando y profundizando la lucha general por la libertad a nivel social.

La característica más importante del desarrollo del movimiento femenino kurdo es que ha desarrollado una ciencia de la mujer sobre la base de la ideología de la liberación de la mujer y la línea de libertad de Rêber Apo. En otras palabras, la ciencia de la mujer -es decir, Jineoloji- garantiza que todas las actividades relacionadas con la mujer se lleven a cabo sobre una base correcta y científica. Es evidente que la historia de las distintas sociedades escrita hasta ahora es inadecuada y está llena de deficiencias. La mayoría de los relatos históricos escritos sobre la sociedad y la humanidad son totalmente inadecuados. Jineoloji corrige esta historia errónea, inadecuada y deficiente de la sociedad y la humanidad. Al hacerlo, permitirá a la humanidad y a las distintas sociedades conocer su propia historia, incluidos todos los errores y carencias, y configurar mejor su futuro. En este sentido, Jineoloji es una de las mayores revoluciones mentales de la historia de la humanidad. A lo largo de la historia de la humanidad, ha habido muchas revoluciones mentales y desarrollos. Sin embargo, todas han sido defectuosas y han quedado incompletas. En consecuencia, todas son erróneas e insuficientes. El jineoloji es una ciencia social que corrige todos estos errores e insuficiencias, colocando así la historia de las ideas sobre una base firme. Para la ciencia social, esto representa la mayor revolución posible. Sin el desarrollo del jineoloji y la plena divulgación de la historia de las mujeres, ningún registro social e histórico puede ser correcto y completo. Para comprender correctamente las ciencias sociales y la historia de la humanidad, Rêber Apo reveló en primer lugar la verdad de la mujer, es decir, el Jineoloji o la ciencia de la mujer. Ha estudiado este tema más que cualquier otra persona comprometida con la ciencia y con la libertad de la mujer. Aunque el Jineoloji como ciencia está todavía en los inicios de su desarrollo, ya ha creado nuevos y enormes horizontes en la mente de las personas. Así, ha asegurado la liberación a nivel mental de las personas. Esto llevará a los humanos a romper todas las cadenas que conforman sus vidas, y a que la humanidad se libere a sí misma. Si toda la humanidad quiere lograr una vida libre y democrática, debe, en primer lugar, abrazar el Jineoloji, es decir, la ciencia de la mujer. De este modo, debe reconocer desde la perspectiva de la humanidad qué desarrollos desde el principio de la historia de la humanidad fueron correctos y cuáles fueron erróneos. Una vez que lo consiga, se acelerará la destrucción de todo el atraso, la opresión, la injusticia y todos los obstáculos para la humanidad. Además, la libertad social y la vida democrática, ambas basadas conjuntamente en la libertad de la mujer, se convertirán en el modo de vida fundamental de toda la humanidad.

Además, nuestro movimiento de mujeres tiene un gran impacto no sólo en las mujeres kurdas, sino en todas las mujeres de Oriente Medio. Las mujeres kurdas tienen una gran influencia en la lucha por la libertad de las mujeres en Turquía, el mundo árabe e Irán. Las mujeres de Turquía son hoy en día muy dinámicas y exuberantes y, por tanto, influyen en las mujeres del mundo árabe. Se convertirán cada vez más en una fuerza que afectará a todo Oriente Medio como motor de cambio.

Nuestra visión del futuro de las mujeres es muy clara: el siglo XXI será el siglo de las mujeres. Las mujeres darán forma significativa a toda la vida. La libertad y la democracia se profundizarán y ampliarán a través de las mujeres, adquiriendo así su verdadero significado. Todo lo que no lleve la marca de la mujer y haga posible la libertad de la mujer quedará incompleto. La humanidad actual es sólo una mitad de sí misma. A esta vida incompleta le faltan las cosas cruciales. La vida con mujeres libres será mucho más emocionante, colorida y hermosa. En consecuencia, habrá enormes desarrollos en la vida política, social y cultural. La economía estará completamente en armonía con la naturaleza. El mundo en el que se ha logrado la libertad de la mujer no conocerá guerras. Se caracterizará por una vida libre, igualitaria y democrática. La vida libre impregnará cada lugar, cada palabra y cada paso. La relación de las mujeres y los hombres basada en una asociación libre será el fundamento de toda la vida social y de una vida libre y democrática en todo el mundo.

Por último, me gustaría volver al plano internacional. ¿Cómo ve el Movimiento por la Libertad del Kurdistán a las grandes potencias mundiales, especialmente a la OTAN? Turquía es miembro de la OTAN. En consecuencia, ¿entiende el Movimiento por la Libertad kurdo la lucha contra el fascismo turco como parte de la lucha general contra el imperialismo de la OTAN?

Nuestro Movimiento por la Libertad surgió en la época de la Guerra Fría entre la OTAN y el Pacto de Varsovia. Turquía actuaba entonces como un puesto militar que rodeaba a la Unión Soviética desde el sur. Por lo tanto, en aquella época, la OTAN y los Estados Unidos no tenían la más mínima tolerancia con los cambios internos, es decir, con la democratización de Turquía. Esto era aún más cierto para el cambio de las fronteras del país. Por esta razón, los generales turcos -la OTAN y los EE.UU. los llamaban “nuestros muchachos”- llevaron a cabo un golpe militar cuando el movimiento democrático revolucionario y el Movimiento por la Libertad de los Kurdos se estaban desarrollando en Turquía. Así que, desde el principio, nuestra lucha se enfrentó a la OTAN. La OTAN consideraba nuestro movimiento como muy peligroso. Por eso, el consulado de Estados Unidos en Adana -que era el responsable del Kurdistán en Turquía- envió en 1978 un informe al Centro de Oriente Medio de la CIA en la embajada de Estados Unidos en Teherán, en el que subrayaba lo peligroso que era el PKK (los apoístas). En consecuencia, el golpe militar del 12 de septiembre de 1980 se organizó para evitar el colapso de Turquía, el puesto militar de la OTAN en la lucha contra la Unión Soviética.

Cuando nuestro Movimiento por la Libertad lanzó la ofensiva guerrillera el 15 de agosto de 1984, la OTAN fue la primera en posicionarse en contra. Aseguró a Turquía su pleno apoyo para la destrucción de la guerrilla. Fue la OTAN la que dio legitimidad a los ataques de Turquía al clasificar al PKK como organización terrorista. Llegó a atribuir al PKK el asesinato de Olof Palme, cometido por Gladio, para dar aún más legitimidad a la eliminación del PKK. Esto se debió a que en ese momento la Guerra Fría se estaba intensificando cada vez más y la OTAN quería poner fin a esta guerra de acuerdo con sus propios intereses. En ese momento, se había desarrollado un gran resentimiento dentro de la OTAN hacia Olof Palme. Mediante el asesinato, se deshicieron de Olof Palme y al mismo tiempo intentaron deshacerse del PKK echándole la culpa del asesinato.

La OTAN es una organización militar que defiende los intereses de las potencias capitalistas-imperialistas. Por estos intereses se sacrifican pueblos y sociedades enteras. Debido a que Turquía es miembro de la OTAN, Estados Unidos y Europa hacen la vista gorda ante el genocidio que Turquía está cometiendo contra los kurdos. Incluso apoyan esta política. La Guerra Fría ha terminado, pero el apoyo de la OTAN a Turquía continúa. Al igual que quieren utilizar a Turquía contra países como Rusia, la utilizan para luchar contra las fuerzas revolucionarias democráticas de Oriente Medio. Es cierto que afirman que están luchando contra Al Qaeda y el EI. Sin embargo, la OTAN está apoyando activamente al Estado turco en su lucha contra la Revolución de Rojava y el PKK, las dos fuerzas que más han luchado contra el EI. Esto demuestra qué tipo de organización es realmente la OTAN.

En este contexto, la lucha de nuestro Movimiento por la Libertad es también una lucha indirecta contra los sucios intereses y planes de la OTAN. Al seguir incluyendo al PKK en la lista de organizaciones terroristas, la OTAN se convierte en partidaria y socia de la guerra y el genocidio que lleva a cabo el Estado turco. La afirmación de la OTAN de que está librando una guerra contra el terrorismo y defendiendo la democracia y la libertad es pura demagogia. Es un intento de ocultar su verdadero carácter. El Estado turco es el enemigo de la democracia y la libertad en Oriente Medio. Este Estado es apoyado por los Estados Unidos, Europa y la organización militar OTAN. El PKK y los kurdos, en cambio, son la principal fuerza que trabaja por la democracia y la libertad en Oriente Medio. El paradigma del Rêber Apo, que se basa en la libertad de las mujeres y en una sociedad democrático-ecológica, se ha convertido en la clave para la democratización de Oriente Medio. Debido a su carácter democrático, los kurdos son ahora la principal fuerza para la democratización de toda la región. Rojava es un oasis de democracia en el corazón de Oriente Medio y, sin embargo, Turquía, miembro de la OTAN, con el permiso y el apoyo de la OTAN, está atacando este oasis. Turquía es el mayor enemigo de la democracia no sólo en su propio país, sino en todo Oriente Medio. Es precisamente esta Turquía contra la que lucha el PKK. Para la democratización de Oriente Medio y para la revolución democrática, el PKK es la fuerza más importante. Pero esta fuerza democrática está siendo atacada por Turquía con el apoyo de la OTAN. Así, la OTAN no está al lado de las fuerzas que trabajan por la democracia y la libertad, sino que apoya a las fuerzas fascistas de la región. El principal apoyo de organizaciones como el Estado Islámico o Al-Qaeda en Oriente Medio es el Estado turco. Si el Estado turco se derrumba o se democratiza, el Estado Islámico o Al-Qaeda también dejarán de existir en Oriente Medio. Sus ramificaciones, como Al-Nusra u otras organizaciones, también se rendirán en muy poco tiempo. En este sentido, nuestra lucha es también la lucha de todas las fuerzas democráticas contra la OTAN, que apoya activamente a las fuerzas fascistas.

En pocas palabras: Está claro que la OTAN es una institución que no tiene legitimidad y que interviene en otros países en interés del capitalismo. Es una reliquia de la Guerra Fría que debe ser abolida.

  1. Término turco: Önderlik; se refiere a Abdullah Öcalan
  2. Kurdo; traducido literalmente: “el guía Abdullah Öcalan”.
Menu