Las luchas de las mujeres afganas contra el Patriarcado, el Imperialismo y el Capitalismo

Las mujeres en Afganistán se han visto afectadas por las guerras y la ocupación de su país durante décadas. La difícil situación de las mujeres afganas a menudo ha sido instrumentalizada por las fuerzas imperialistas, en particular por los EE. UU., para justificar y legitimar sus políticas belicistas en la región. Sin embargo, las mujeres han estado al frente de la lucha tanto contra las fuerzas imperialistas como fundamentalistas en su país.

Lo que sigue es una entrevista realizada por activistas del Movimiento de Mujeres Kurdas con Samia Walid, activista de RAWA (Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán).

¿Puede por favor contarnos sobre la historia y la misión de RAWA? ¿Cuáles eran las condiciones de las mujeres afganas cuando su organización se formó por primera vez? ¿Cuál es tu papel en la sociedad? ¿Cómo te organizas?

La Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA) es la organización de mujeres más antigua de Afganistán que lucha por la libertad, la democracia, la justicia social y el secularismo. La fundadora de RAWA fue Meena, quien formó este grupo a una edad temprana en 1977, con la ayuda de otras estudiantes universitarias de Kabul. Meena fue asesinada en Quetta, Pakistán en 1987 por agentes de KHAD (la rama afgana de la KGB) con la ayuda de la sanguinaria banda fundamentalista de Gulbuddin Hekmatyar. Ella solo tenía 30 años. Lo que distingue a RAWA de otras asociaciones es el hecho de que somos una organización política. Cuando se fundó RAWA, Afganistán estaba bajo la opresión del gobierno títere de la URSS y luego de la invasión rusa, y Meena sintió que la lucha por la independencia, la libertad y la justicia era inseparable de la lucha por los derechos de las mujeres. Después del martirio de Meena, RAWA continuó luchando contra los fundamentalistas islámicos afganos y sus patrocinadores internacionales hasta el día de hoy.

RAWA todavía trabaja en la clandestinidad en la mayor parte de Afganistán, pero se enfrenta a enormes dificultades. Los líderes yihadistas, señores de la guerra con un pasado sangriento de crímenes horribles, controlan el gobierno y el parlamento actuales, y tienen sus reinos separados en diferentes partes de Afganistán. Abdullah Abdullah, el CEO de Afganistán, es uno de estos líderes yihadistas que pertenece a la banda criminal de Shorae Nizar. Esto crea una situación peligrosa para nosotras ya que estos matones son nuestros mayores enemigos que no dudan en entorpecer nuestro trabajo y perjudicarnos. En otras partes de Afganistán donde los fundamentalistas talibanes tienen el control, RAWA enfrenta la misma opresión. Todos nuestros miembros usan seudónimos para protegerse y nunca podemos hacer público nuestro trabajo. A pesar de estos obstáculos, todavía es posible para nosotros continuar con nuestras actividades políticas en la mayor parte del país debido a nuestro contacto con los lugareños y al hecho de que su odio por estos criminales se traduce en apoyo para nosotros.

Nuestras actividades políticas incluyen la publicación de nuestras revistas y artículos, y la movilización de mujeres para obtener esta conciencia y unirse a nuestra lucha. Recopilamos y documentamos los asesinatos, violaciones, saqueos, extorsiones y otros delitos de estos señores de la guerra en partes remotas de Afganistán. Nuestras actividades sociales son brindar educación a las mujeres (no solo clases de alfabetización, sino también conciencia social y política sobre sus derechos y cómo lograrlos), auxilio de emergencia, creación de orfanatos y actividades relacionadas con la salud.

¿Cuál es su análisis del patriarcado? ¿De qué manera está vinculado al estado, al imperialismo y al capitalismo?

El patriarcado es constantemente apoyado y alimentado por gobiernos feudales, capitalistas e imperialistas reaccionarios en todo el mundo, principalmente para borrar el papel de la mujer en la sociedad, especialmente en la política. Gobiernos de todo tipo, especialmente los gobiernos feudales ligados a los colonizadores imperialistas como el de Afganistán, ven en la fuerza y la conciencia de las mujeres una seria amenaza a su dominación y han utilizado diferentes medios para frenar su crecimiento y conciencia. Teniendo en cuenta que tales gobiernos son antipopulares por naturaleza y solo pueden durar oprimiendo a las masas y su lucha, la represión de las mujeres es su principal objetivo. Al fortalecer la misoginia y la cultura feudales, privan a las mujeres de todos sus derechos y, por tanto, paralizan a la mitad de la sociedad y pueden estar seguros de que no lucharán ni resistirán. Estos gobiernos nunca dan ningún paso para la emancipación de la mujer, sino que estrechan la cadena alrededor de la mujer. Hoy, la situación de las mujeres afganas es más desastrosa que nunca. Estados Unidos invadió Afganistán con el pretexto de los “derechos de las mujeres”, pero lo único que trajo a nuestras mujeres en los últimos dieciocho años fue violencia, asesinatos, violencia sexual, suicidio y autoinmolación, y otras desgracias. Estados Unidos llevó al poder a los enemigos más despiadados de las mujeres afganas, los fundamentalistas islámicos, y cometió una traición imperdonable contra nuestras sufridas mujeres. Esta ha sido su táctica durante las últimas cuatro décadas. Al nutrir a los yihadistas, talibanes e ISIS, que son todos elementos fundamentalistas islámicos y no solo criminales asesinos, sino también misóginos, Estados Unidos prácticamente ha oprimido a nuestras mujeres.

¿De qué manera vincula la liberación de la mujer con la resistencia contra la ocupación?

Vemos la liberación de las mujeres afganas en su liberación del colonizador imperialista, los fundamentalistas islámicos y el gobierno títere. La libertad de las mujeres está directamente ligada a la resistencia y lucha revolucionaria de las mujeres contra la causa principal de su sufrimiento y desgracia, es decir, los ocupantes y sus lacayos internos. Creemos que los fundamentalistas y los grupos asesinos y corruptos involucrados en asesinatos, saqueos y otros crímenes y traiciones no tienen otra fuente de apoyo que las potencias extranjeras, sin las cuales no sobrevivirían ni un día. Al elevar la conciencia política de las mujeres y al exponer a estas personas como la causa principal de sus desgracias, queremos organizar a las mujeres en una lucha resistente contra ellas, que serán aniquiladas tan fácilmente como fueron creadas por sus amos extranjeros.

Los derechos de las mujeres afganas han sido instrumentalizados especialmente por el imperialismo estadounidense para justificar y legitimar la invasión de Afganistán. ¿De qué manera esta narrativa socavó el activismo de las mujeres en el terreno?

Estados Unidos es un maestro en desviar la lucha política y revolucionaria de las personas, especialmente de las mujeres. En los últimos dieciocho años, además de apoyar a los elementos más contrarios a las mujeres en todo Afganistán y garantizar que estos elementos permanezcan intocables, EE. UU. ha introducido una corriente de mujeres educadas en el gobierno y otras instituciones, ONGs, la sociedad civil y redes de mujeres. Esto tiene un doble propósito. Primero, utiliza a estas mujeres para engañar al mundo sobre la situación real de las mujeres afganas y las presenta como su logro en su agotadora guerra. En segundo lugar, al tomar a mujeres tan educadas bajo su ala, se asegura de que no se unan a la lucha revolucionaria, privando así al movimiento de mujeres de personas valiosas. Recientemente, un grupo de mujeres vendidas y hambrientas de poder de la ‘Red de Mujeres’ se reunió con Gulbuddin Hekmatyar como ‘representantes’ de las mujeres afganas. Gulbuddin es uno de los criminales misóginos más sedientos de sangre, conocido por arrojar ácido a la cara de las mujeres en su juventud y estas mujeres fueron a su encuentro para blanquear su partido islamista misógino, todo por fama, poder y dinero. Mujeres como Fawzia Koofi, Habiba Sarabi, Sima Samar y otras se sientan con criminales yihadistas y talibanes a cambio de dinero y poder; traidoramente se presentan como representantes de las mujeres oprimidas de Afganistán. ¡Estas mujeres ignoran la flagelación y la lapidación de mujeres por parte de los talibanes y señalan sus “buenos” programas para mujeres si se unen al gobierno! Estas mujeres están al lado de los poderes gobernantes como traidoras de nuestras sufrientes mujeres y no tienen vínculos ni simpatías con las mujeres de Afganistán.

¿Por qué RAWA decidió quedarse en Afganistán o en la región, en lugar de trasladar sus actividades a Europa/países occidentales? ¿Qué piensa sobre la creciente ONGización en Afganistán y otros países del Sur Global, patrocinada por instituciones occidentales?

RAWA cree que solo puede convertirse en un movimiento poderoso con el respaldo de las masas, y este respaldo se logra al permanecer y trabajar en Afganistán, incluso si la situación es infernal. La gente solo confía en las organizaciones revolucionarias que los apoyan en la práctica y están activas dentro del país. Nuestra experiencia ha demostrado que las organizaciones que han cortado sus raíces en Afganistán y se han trasladado a Europa y otros países se han disuelto vergonzosamente. Una de las razones por las que RAWA ha vivido tanto tiempo y continúa su lucha es porque elegimos quedarnos en Afganistán a pesar de la situación sangrienta.

Las ONG son una parte importante de la columna vertebral del imperialismo en nuestro país. Creemos que la ONGización es casi tan peligrosa como la formación del gobierno títere de Afganistán. Las ONG formadas en Afganistán son casi todas gracias a la financiación de EE. UU. y otras potencias occidentales. Son un semillero para reclutar jóvenes para formar los futuros gobiernos títeres de Afganistán que tendrán la apariencia de un gobierno moderno y democrático, pero cuyas cabezas serán lavadas para servir como lacayos mucho más leales de estos poderes. Las ONG también se utilizan para sacar el nacionalismo y la lucha revolucionaria de la cabeza de nuestra juventud dándoles salarios enormes y vidas en el extranjero. Está bien establecido que ninguna de estas ONG está al servicio de las personas y las mujeres y simplemente están lanzando consignas de “reconstrucción” y “ayuda para las personas” para ocultar sus verdaderos propósitos.

Afganistán ha sido invadido, explotado, atacado y severamente dañado por las fuerzas imperialistas durante las últimas décadas. Esto ha afectado en particular a las mujeres. Aunque RAWA ha liderado campañas para llevar ante la justicia la violencia sexual sistemática de los talibanes, hemos visto a personas corruptas misóginas ascender a altos cargos políticos con el apoyo de los EE. UU. ¿Cómo analiza usted la violencia sexual en la guerra? ¿De qué manera y con el apoyo de quién se ha utilizado la violencia sexual como herramienta de guerra en Afganistán? ¿Y cómo se ve la justicia para las mujeres afganas desde su perspectiva?

Como en todos los conflictos en la mayor parte de la historia, las mujeres y los niños han sido los principales objetivos en la guerra y el conflicto de Afganistán. Han sido los objetivos más vulnerables de los grupos fundamentalistas que han devastado nuestra nación durante casi tres décadas. La violación y otras formas de violencia sexual se volvieron comunes después de que los yihadistas, creados, alimentados y respaldados por Estados Unidos, Arabia Saudita y Pakistán, llegaran al poder en 1992 tras la derrota de los soviéticos. Las diferentes facciones de los señores de la guerra yihadistas divididos en líneas étnicas lideradas por Gulbuddin Hekmatary, Burhanuddin Rabbani, Abdul Rab Rasool Sayyaf, Karim Khalili, Ahmad Shah Masood y Abdul Rashid Dostum, saquearon y violaron a la gente de Kabul, puerta por puerta. Las mujeres fueron secuestradas y mantenidas en sótanos y edificios vacíos y repetidamente violadas y torturadas. La mayoría finalmente fueron asesinados y sus cuerpos mutilados fueron encontrados después de que los miembros de la facción abandonaron un área en particular. Los relatos de tales mujeres son historias de horror y pesadillas.

La justicia para las mujeres sólo puede lograrse mediante la aniquilación total del actual gobierno compuesto por elementos fundamentalistas islámicos y otros traidores estadounidenses. Los líderes de los partidos fundamentalistas islámicos involucrados en crímenes de guerra, en particular contra las mujeres, deben ser procesados y castigados. Una vez que nuestras mujeres cumplan con esta tarea, podemos decir que se hizo justicia.

En los países devastados por la guerra, las mujeres a menudo son victimizadas y silenciadas durante la guerra y la paz por igual. Parece como si su agencia, fuerza de voluntad y demandas políticas fueran dejadas de lado en todas las etapas del conflicto, incluso en los esfuerzos de pacificación. En casos raros, las mujeres son esencializadas de manera simbólica como víctimas llorando, indefensas, incapaces de hablar por sí mismas. ¿Cuál es el papel de las mujeres afganas para la paz y la justicia?

Para las mujeres afganas, la paz solo puede lograrse mediante la justicia, y la justicia solo puede lograrse liberando a Afganistán de la ocupación extranjera y el fundamentalismo islámico. La remoción del poder de estos traidores y asesinos, su persecución y castigo es la justicia que las mujeres buscan para la paz, la prosperidad y la democracia real. Y esto es posible mediante una lucha organizada de mujeres conscientes.

¿Cuál es el tipo de sociedad por la que estás luchando? ¿Qué esfuerzos haces para realizar tus utopías en el aquí y ahora?

Luchamos por una sociedad independiente, libre y democrática que se rija sobre los pilares de la justicia social y donde mujeres y hombres sean iguales en todos los aspectos. El camino hacia esto es largo y duro y es una tarea enorme movilizar y organizar a las mujeres en un gran movimiento, pero creemos que no hay otra opción para alcanzar estos valores.

¿Qué significa la libertad de las mujeres para usted y su movimiento?

La libertad de las mujeres para nosotras es nuestra participación en todas las esferas de la sociedad construida sobre la independencia, la democracia, el secularismo y la justicia social. Es nuestra completa igualdad con los hombres en todos los aspectos. Esta libertad e igualdad está ligada directamente a la política y la sociedad. Sólo una sociedad libre de la ocupación y del virus fundamentalista misógino, donde se implemente la democracia y la justicia social, podrá romper las cadenas de la violencia contra las mujeres y dar cabida a la libertad y los derechos plenos de las mujeres.

Como Movimiento de Mujeres Kurdas, sabemos que RAWA valora el internacionalismo como un aspecto importante de la resistencia y la liberación. Las mujeres en Afganistán han salido a las calles en apoyo de la revolución de las mujeres en Rojava. ¿Qué piensas sobre la lucha de las mujeres en Rojava o en Kurdistán en general? ¿Qué podemos aprender unas de otras?

La lucha y los sacrificios de las leonas de Kurdistán han sido una inspiración y una fuente de fortaleza para nosotras. Su lucha contra ISIS y otros criminales de la edad medieval nos han dado grandes lecciones. Sabemos que ninguna fuerza en la tierra, ni ISIS y su superpotencia patrocinadora y otros países de la región, pueden hacer frente a la verdadera resistencia de las masas. Sabemos, por millonésima vez, que ninguna lucha puede tener éxito sin la participación de las mujeres. Entendemos los sacrificios que tenemos que hacer para alcanzar la sociedad de nuestros sueños. Cuando escuchamos el nombre de ISIS en Afganistán lo asociamos con las mujeres resueltas y valientes de Kurdistán, no con el terror que está librando en nuestro país. Creemos que son derrotables y que no tienen ninguna posibilidad frente a un movimiento genuino de mujeres. Si bien obviamente creemos en estas cosas cuando hemos puesto un pie en este camino, esta lucha es una prueba luminosa de nuestras creencias.

En términos de la lucha global de las mujeres por la libertad, ¿cuál cree que es el camino que seguir para que trabajemos juntas en luchas comunes contra el patriarcado y otros sistemas de violencia y opresión?

RAWA cree que la solidaridad internacional con las organizaciones y los partidos que buscan la independencia, luchan por la libertad, son democráticos y progresistas, es una parte vital de nuestra lucha interna. Nuestra lucha converge con la lucha del pueblo kurdo ya que la mayoría de nuestros enemigos son de naturaleza similar. Estamos luchando contra el imperialismo y sus mercenarios fundamentalistas. En este punto, tenemos que compartir nuestras experiencias y lecciones para poder transitar mejor esta ardua lucha.

Menu