Resolver la crisis energética con métodos democráticos

La guerra en Ucrania está intensificando la crisis energética en Europa. Mientras que los sectores más pobres de la población sufren especialmente el aumento de los costes de la energía, se abre una oportunidad para las corporaciones de Estados Unidos, Qatar y otros Estados, que intentan beneficiarse chantajeando a Europa por su dependencia del gas ruso al ofrecerse como alternativa. ¿Cómo deben comportarse las fuerzas democráticas dentro de esta competencia de políticas energéticas de las potencias imperialistas? A continuación, algunas reflexiones socio-ecológicas en apoyo de una tercera posición.

Como si hubieran anticipado la guerra en Ucrania y la escalada de la disputa por el gas, miles de activistas de la red alemana de justicia climática Ende Gelände ya pusieron el dedo en la llaga el año pasado: ocuparon las infraestructuras gasísticas en Brunsbüttel, donde se va a construir una terminal para camiones-cisterna para la carga de gas natural licuado procedente de Estados Unidos y Qatar, entre otros.La guerra en Ucrania abre la posibilidad a  las corporaciones del gas de estos países para presentarse como salvadores de Occidente en la lucha contra el imperialismo ruso. Y con esta tarjeta de presentación, reproducida con diligencia por los medios de comunicación liberales, se destapa un retroceso en la política climática: en medio de la crisis ecológica, ahora incluso se quiere acelerar la construcción de nuevas infraestructuras para combustibles fósiles.

La disputa por el gas es uno de los temas centrales para la clase dominante en Europa en relación con la guerra en Ucrania. Sobre todo, porque hace que la guerra se note económicamente también en Europa. Tras  la subida de los precios de los alimentos, la gasolina y el gasóleo, ahora también se encarece el gas para los hogares, pero también para la industria, lo que supone el mayor problema para la clase dirigente. El hecho de que los principales políticos alemanes amenacen con expropiar las filiales alemanas de los gigantes rusos del gas, Gazprom y Rosneft, demuestra la magnitud de la crisis.

El gas procedente del fracking estadounidense no resuelve problema alguno

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, punta de lanza de un imperialismo alemán que se considera progresista, estuvo recientemente en Qatar para negociar acuerdos sobre el gas con la monarquía islamista. Pero Saad Sharida al-Kaabi, ministro de Energía qatarí, frenó al alemán: Qatar ya tiene contratos a largo plazo con otros Estados, incluido China. Esto, a su vez, refuerza la posición negociadora de Estados Unidos, que bajo el liderazgo del ex presidente Donald Trump, ya se mostró bastante agresivo en la promoción de la exportación de gas estadounidense a Europa, en parte para atar más a la UE en el conflicto con Rusia.

Y como Qatar no puede abastecer a Europa, lo que durante mucho tiempo se consideró tabú vuelve a ser concebible de repente: la importación de gas estadounidense procedente de fracking. El fracking consiste en inyectar una mezcla de agua, arena y productos químicos a alta presión en capas profundas de roca de pizarra portadora de metano. Con ello se rompe la roca y el gas escapa. Los productos químicos utilizados en el fracking no están claros porque las empresas los mantienen en secreto, lo que constituye una de las principales críticas al método. En Estados Unidos, donde la fractura hidráulica se lleva a cabo a gran escala desde hace muchos años en unos 500.000 pozos, ya se han producido accidentes que han contaminado las tierras agrícolas y las aguas subterráneas.

Agravamiento de la crisis climática

Pero ese no es siquiera el principal problema: varios estudios de Estados Unidos y el Reino Unido han concluido que el uso del gas natural es al menos tan perjudicial a largo plazo como el de otros combustibles fósiles, como el lignito o la hulla. Esto se debe a que el gas ya se escapa durante la extracción, calculándose una media del ocho por ciento del volumen total de extracción. Y el gas metano es al menos 25 veces más perjudicial para el clima que el CO2, de modo que una tonelada de gas metano contribuye 25 veces más al efecto invernadero que una tonelada de CO2.

En opinión de las investigadoras Amanda Levin y Christina Swanson, del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales de Estados Unidos, los intentos de EE.UU. por aumentar su producción y exportación de gas natural licuado podrían en realidad destruir cualquier posibilidad de limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius (en comparación con la época preindustrial). Los 130 a 213 millones de toneladas métricas de nuevas emisiones de gases de efecto invernadero por Estados Unidos que provocaría el triplicar las exportaciones entre 2020 y 2030 equivalen a añadir hasta 45 millones de coches más a la carretera cada año.

La solución es descentralizar…

El cambio al gas estadounidense no es un mal menor ni una tecnología puente hacia una era más verde, sino la continuación de una política energética que sólo beneficia a las grandes corporaciones y enriquece a los ricos mientras destruye la base medioambiental de la supervivencia humana. Es prolongación de una política energética que se convierte en una extensión del complejo de poder, la continuación de la guerra ecológica.

Si el gas estadounidense no es una alternativa al gas ruso, ¿con qué vamos a calentarnos?, ¿cómo vamos a hacer funcionar las plantas industriales que hasta ahora lo han hecho con gas? Hace décadas que se están desarrollando soluciones técnicas a estas cuestiones: Las bombas de calor utilizan energía geotérmica para calentar las habitaciones, la energía solar térmica aprovecha la fuerza del sol y los calentadores de pellets forman un circuito cerrado porque la madera vuelve a crecer, fijando de nuevo el CO2 en el proceso. Todas estas soluciones tienen en común que no sólo son casi neutras en cuanto al CO2, sino que también son adecuadas para el suministro energético descentralizado. El futuro no está en la dependencia de las grandes centrales eléctricas, que no sólo significan la agrupación de la energía sino también de la potencia, sino más bien, cuando es técnicamente factible, en la autosuficiencia comunal. Esto se aplica tanto a la calefacción como a la generación de electricidad.

…y está más allá del capitalismo

Pero una transición energética radical debe ir más allá de la simple puesta a disposición de otras fuentes de energía para calefacción y electricidad. Los estudios dejan claro que una solución puramente técnica no es suficiente, porque no reduce la cantidad de energía consumida y las emisiones de gases de efecto invernadero vinculadas a ella con la suficiente rapidez. También es necesario utilizar una cantidad de energía radicalmente menor. Lo que no quiere decir que debamos congelarnos todos en invierno, o tirar la nevera por la ventana. Se trata más bien de frenar la producción de bienes. Probablemente no quede nadie en el movimiento social por el clima que no sepa que producimos demasiado, demasiadas cosas que cuestan recursos y cuya producción emite CO2 a la atmósfera.

El hecho de que se produzca demasiado, y que una cantidad no pequeña acabe en la basura para estabilizar los precios del mercado, también se denomina crecimiento y es una de las funciones básicas de la economía capitalista. Cuando todos compiten entre sí, todos deben producir más rápido y mejor y, sobre todo, vender más. Pero en un planeta limitado no siempre es posible producir y vender más rápido y mejor y más, precisamente porque es limitado. Al menos no sin destruir nuestra base ecológica de supervivencia. Tenemos dos opciones: o sacrificamos esta base o sacrificamos el capitalismo.

Es tarea del movimiento por la justicia climática y de todas las fuerzas democráticas convertir el eslogan “Cambiar de sistema, no de clima” en conceptos concretos. Nos lo debemos a nosotros mismos y a las generaciones futuras. Y es nuestra tarea construir un movimiento que sea capaz de luchar por el cambio de sistema. No tenemos otra opción.

Utilizar la guerra imperialista

Las guerras son de las peores cosas que se hacen los seres humanos. Al mismo tiempo, las guerras han estado a menudo marcadas por la agitación social y los momentos revolucionarios. La Comuna de París fue hija de la guerra, al igual que las revoluciones de febrero y octubre en Rusia y, en ejemplos más recientes, la Revolución de Rojava. Toda guerra conlleva también la exposición moral de los gobernantes que la libran. Y la rabia de las masas que perecen en ella. O que se empobrecen porque asumen el coste.

Toda guerra es también una guerra por los recursos, y son los combustibles fósiles como el petróleo y el gas los que siguen alimentando la guerra. Por lo tanto, el movimiento por el clima tiene que plantear la cuestión de la guerra y la paz, al igual que el movimiento antibelicista,  allá donde todavía existe, tiene que asumir más cuestiones ecológicas. De nuevo, podemos enlazar con el trabajo que organizaciones como Ende Gelände ya están realizando. La Alianza de Acción ha anunciado acciones contra las infraestructuras de gas de nuevo este año.

Menu